Columnistas | Panorama MineroMiércoles, 23 Octubre, 2013 - 09:50

Edición Impresa

Con la melancolía a cuestas

Por Juan Carlos Andrada (*)

Abordo tres puntos.  Uno, la ampliación del programa de perforación del Proyecto Bajo El Durazno. Dos, la posición estratégica de Catamarca respecto de la minería energética. Y tres, la despedida anticipada de Rodolfo Micone de la secretaría antes del 27 de octubre.
En primer lugar, Minería de la provincia aprobó la ejecución de la ampliación del programa de perforación “Diamantina 2013”, para la etapa de exploración del proyecto Bajo El Durazno, ubicado en el departamento Belén, aledaño al emprendimiento Bajo de La Alumbrera.
La noticia oficial fue presentada como una decisión política para afianzar el proceso productivo y otorgar certezas a inversores, proveedores y empleados del sector minero, información sin duda positiva, sobre todo en el marco de la campaña de las elecciones del próximo domingo.
Sucede, además, que el oficialismo está confiado en que ganará la partida electoral en los distritos mineros, y es probable que así sea. Lo importante es que se tomó decisiones de continuidad en la política minera de la provincia, dándole curso a temas pendientes de proyectos que están en marcha.

 

El Durazno, fase lógica
Tampoco se le puede decir que no a Alumbrera,  siendo ésta una de las pocas compañías que está trabajando. Asimismo, recordemos que es una empresa mixta estatal privada, por lo que de negarles nuevas exploraciones estaríamos diciéndonos que no a nosotros mismos. 
En definitiva, la Provincia está haciendo lo que tiene que hacer. No son resoluciones extraordinarias. Son parte de la fase lógica que se da en la evolución de las iniciativas, y que en el caso de la exploración de El Durazno puede extenderse algunos meses.
Ahora lo que cuenta es lo que viene. Minería tendría preparada o estaría en vías de aprobar otra Declaración de Impacto ambiental (DIA). En realidad, al menos dos. Una para explorar Tinogasta y otra para Farallón Negro, en Belén. 
En Tinogasta, para investigar y confirmar la existencia de uranio en territorio catamarqueño. La Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Conae) ya tiene los fondos para las perforaciones.  No obstante, todavía hay  asuntos en “borrador”.

 

Minería y energía, lo que se viene
Lo que se viene para los próximos 10 años, tanto para las provincias como para la Nación es un problema de todos los partidos políticos: visualizar cómo autoabastacerse de energía. Entre las alternativas de envergadura que se barajan, se encuentra la explotación del uranio.
En este sentido, la crisis mundial y las necesidades imperiosas de la Argentina ponen a Catamarca en una posición relevante.  En el departamento Tinogasta hay dos yacimientos muy importantes con muchas expectativas, por la presencia de uranio para producir  energía. 
Atento a las dificultades para desarrollarnos como país en las próximas décadas, la localidad del Oeste catamarqueño se encuentra en una posición estratégica respecto de sus recursos minerales, que no son los clásicos metalíferos, sino el que precisamente necesita el mundo: energía, una de las grandes sangrías que sufre nuestra nación.

 

¿Se va el secretario de Minería?
Para la oposición es fácil criticar. Cuando no se está en el gobierno, decir qué se debe o no hacer demanda menor esfuerzo intelectual. Igualmente, nunca la oposición, aún acertando en algunos aspectos, va a plantear el camino corto, sino el más largo, y por tanto el más lento.
Y cuando la situación parece encaminarse con resultados electorales que pueden acompañar la gestión oficial, la nota la dio el propio Micone, a quien se le atribuye -dicho sea de paso- el fuerte crecimiento de proveedores mineros, lo que significó millones de pesos en la provincia.  
El asunto es que el secretario de Minería anunció extraoficialmente y en tono melancólico, en el homenaje del Día de la Madre que brindó el organismo, que estaría dejando el cargo después del 27, lo que de alguna forma confirma cambios en el Gobierno más allá de los resultados electorales del domingo.
El propio Micone habría reconocido que después de los comicios de octubre habría un recambio en la secretaria. La duda sobre quién lo sucederá disparó nuevamente la polémica, debido a que la directora de Gestión Ambiental (Dipgam) perdió su lugar de privilegio.
En efecto, Teresita Regalado dilapidó puntos y prestigio dentro del esquema de sucesión, dadas las críticas a las malas resoluciones que firmó y las pésimas sugerencias de su cuerpo de asesores. Se rescata el aspecto pedagógico que imprimió a los Centros de Control Ambiental. Ahora sectores internos buscan acuerdos para reposicionar a la titular de la Dipgam y aspirar de nuevo al cargo.

 

Agua Rica, encaminada
Lo cierto es que a la par de que los catamarqueños tenemos dos grandes proyectos de uranio en Tinogasta, el yacimiento en ciernes denominado Agua Rica está prácticamente encaminado, (a diferencia de lo que sucede con otros emprendimientos de provincias vecinas).  
Se espera que algunas cuestiones coyunturales se solucionen, pero la iniciativa se encuentra orientada y con los estudios necesarios concluidos. Algunos medios nacionales estiman que es uno de los más avanzados, y afirman que Agua Rica tal vez sea uno de los tres proyectos que van a estar en marcha ya produciendo en el nivel país en 2020.
Sea por el uranio en Tinogasta o el cobre de Agua Rica en Andalgalá, la provincia puede recuperar terreno, liderazgos de exportación y expectativas. Estos son los aspectos que animan al catamarqueño.
Si a esto lo sumamos por ejemplo que Santa María y la cuenca de Pipanaco son ricas en recursos relacionados al petróleo y el gas, se entenderá por qué Catamarca tiene un gran futuro en el concierto nacional e internacional.
Y como los catamarqueños somos personas de fe y esperanza, quizás con el tiempo, hasta reconocimiento del poder central tengamos.

 

(*) Por Juan Carlos Andrada (De la Redacción del Diario LA UNION)