Columnistas | Panorama MineroMiércoles, 20 Noviembre, 2013 - 08:30

Edición Impresa

¿Glencore, vende y se va de Catamarca?

Por Juan Carlos Andrada (*)

Los datos que tiene LA UNION es que lo que sucede o va a suceder es una catástrofe para la minería de Catamarca. El actual Gobierno va a ser el responsable de que se baje la persiana de la actividad minera en la provincia. La oposición, igual de comprometida. Es terrible lo que está pasando.
La realidad marca una tendencia firme y nadie hace nada para que cambie. Lo peor es que el Estado no está viendo la problemática. Aquí es donde perdemos los catamarqueños.
Aparentemente, la decisión de Glencore es vender todo e irse. No estamos marcando que esté bien o mal que haga su negocio. Si quiere dejar Catamarca es una decisión empresarial. El tema es qué hacemos nosotros ante esta situación que omitimos adrede abordar.

 

¿Qué hicieron?
Ningún pecado, pero hasta aquí no hicieron la opción de Agua Rica y pidieron la prórroga por las exploraciones en Bajo El Durazno, y se encuentran poniendo al dia todos los papeles.
¿Cómo juega en este esquema la disputa legal con el Gobierno provincial por Cerro Atajo? En realidad no ayuda, pero hay otras cuestione de igual o mayor peso que nos alejan de nuestros socios mineros.
Porque, si no se hace la opción por Agua Rica, ni tampoco por El Durazno ¿qué significa esto? En principio, que se pidió una prórroga por ambas cosas. Pero ¿qué sigue? Lo que digo es que tengamos mucho cuidado con lo que se viene.
No confundamos el deseo que no se vaya una empresa como Glencore-Xstrata con datos de la realidad, que indican lo contrario. Hay firmas que no tienen problema en patear el tablero en el nivel mundial. Empresas de esta envergadura toman decisiones en todos los niveles y no les tiembla el pulso.

 

Cuáles son las consecuencias de la venta
Lo que se viene es la venta de Alumbrera a otra firma, con el aliciente de El Durazno, Agua Rica, Filo Colorado y Cerro Atajo. Es probable. Todo un paquete que puede ser vendido a otra empresa multinacional. Es decir, no es solo Bajo La Alumbrera, es un combo de yacimientos importantes para nosotros. Cómo es que se dio esta suerte de agrupamiento en manos de privados, se lo podemos preguntar al juez de Minas, Guillermo Cerda. Ver especialmente el caso “Cerro Atajo”.
Asimismo, de Agua Rica casi no se habla, todo un dato por supuesto, aunque ya circula entre algunos empleados que se vende Alumbrera. ¿No estarán preparando el terreno, no? Será una suerte de “concientización”. No me extrañaría, las empresas siempre llevaron la delantera.

 

No se da por enterado
El problema no es Alumbrera en sí. El tema es que los proyectos de extensión de la vida útil de este complejo minero industrial se van a terminar cerrando.  La oposición debería pedir un informe sobre la verdadera situación de la minería catamarqueña.
Hay gente con fecha de despido. Al menos hay una gran incertidumbre que nadie aclara del personal de Agua Rica, que está en Andalgalá, pero el Gobierno, que podría actuar para sacar de esta perplejidad a la sociedad, no se da por enterado. Se quedaron en problemas burocráticos.

 

¿Y el Estado?
La administración kirchnersita local está totalmente ausente de todo esto. No hizo prácticamente nada por los problemas reales que tiene la actividad. Tiene la preocupación puesta en otro lado, menos en la continuidad de la actividad minera.
¿Qué hacen aparte de organizar cursos inconducentes en este momento con la nueva realidad de la minería a nivel mundial? Están en la pechadera, la sucesión y los enroques por los cargos. Les interesa quién va a la secretaría de Minería, quién a la Camyen o a YMAD. 
El gobierno actual no está hablando con las empresas mineras. Las multinacionales creen que se pueden manejar como "Pancho por su casa". Hacen lo que les conviene, aclaro que siempre dentro de lo legal, pero casi unilateralmente. No hay interlocutores.

 

Total… plata es lo que sobra
A la contraparte, es decir a nosotros, la provincia, el Estado, nos tiene que importar porque las empresas, si los números no cierran, lo proyectado puede terminar antes de lo previsto, debido a que lo que prima son las ganancias.
En esta última etapa de Alumbrera, el Gobierno se tiene que munir de cierta seguridad jurídica, e incluso de protección tipo seguro ambiental, que es el momento donde cobran importancia por el eventual cierre de minas. Si hay venta ¿Quién se hace responsable?
Y si viene otra firma y dice: “Vamos a cerrar antes” del 2018, como está previsto. ¿Algún funcionario o legislador puede dar las certezas de que no va a ser así? También los representantes del pueblo lo desconocen, por eso tantas dudas hoy.

 

Se cita con carácter de urgente
Nos preguntamos: ¿a Glencore le interesa Agua Rica, o es mejor que la actual operadora de Alumbrera venda todo el paquete de proyectos a otra firma? Esto es lo que no entiende la empresa estatal minera, que es un problema de rentabilidad y capacidad.
Algunos desprevenidos piensan que únicamente con el nombre de la Camyen van a suplir la solvencia que hay que tener para moverse en distintas esferas que componen en negocio minero. Desde lo técnico, hasta los niveles de renta que demanda un megaemprendimiento.
No podemos sentar a la mesa a los privados, para que nos digan claramente si decidieron quedarse o irse de la provincia. Tal vez porque por aquí todavía insistimos en que podemos ser eficientes y creativos con una minería estatal que no tiene un centavo para invertir en minería.

 

“Nos quedamos sin minería”
Ahora resulta que ambientalistas de Tucumán cuestionan las escombreras de la zona donde se pretende avanzar con el proyecto Agua Rica. Alguien está queriendo embarrar la cancha mientras los funcionarios y políticos catamarqueños están durmiendo la siesta.
Disculpen las molestias, pero si no se despiertan, esta provincia se queda sin minería. O desconocen la situación real, o saben de los graves problemas y no les preocupa la problemática pensando que el drama será del gobierno que viene.
El punto es que, por más que haya cambios, se tiene que garantizar: la secuencia y prolongación de la actividad minera y la rentabilidad para la provincia, sobre todo para las áreas primarias (Andalgalá, Belén y Santa María).
Tendría que convocarse a una reunión pública entre el gobierno, los privados, y por supuesto, la oposición. Las empresas están preparando las valijas en nuestras narices para irse y los funcionarios están peleándose por cargos o la presidencia de Diputados. Increíble señores.

 

Po Juan Carlos Andrada (De la Redacción del Diario LA UNION)