Columnistas | Panorama ProvincialLunes, 25 Noviembre, 2013 - 00:25

Edición Impresa

Estamos para atrás

 Por Ariel Brizuela (*)

Volvemos sobre un tema recurrente desde esta columna: La usurpación de Salta sobre Antofagasta de la Sierra. Esta semana se conoció que Catamarca, a través de Fiscalía de Estado, completó la presentación de pruebas ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación que acredita la pertenencia del territorio en cuestión a la geografía catamarqueña.
A partir de los antecedentes legales e históricos a nuestro favor, se espera que el máximo tribunal del país confirme el dominio y otorgue algo de Justicia a la cuestión y se termine el litigio, que muchas veces quiso ser llevado al Congreso como si se tratara de un conflicto de límites, cuando en realidad se trata de un avasallamiento de la vecina provincia y no es materia de debate en los ámbitos legislativos como bien lo marcó el propio órgano justiciero al declararse competente por amplia mayoría.
De todos modos, por más que la SCJN reafirme que la puna es catamarqueña, llevamos años de desventaja con respecto a “nuestra hermana”. Es que el estado salteño, en todos sus niveles, más la confluencia de empresas y el aporte invalorable de nuestros funcionarios dejaron hacer a nuestros vecinos a gusto y placer.
Por más que -ojalá sea así- la Corte nos dé la razón, estamos para atrás en otros aspectos. Por ejemplo, ya hay más de un centenar de concesiones mineras en nuestro suelo. Empresas multinacionales que piden permiso para explorar a Salta, tributan allá, toman empleados salteños, y en Catamarca no pagan ni el agua. ¿Cómo? Merced a la Ley de Inversiones Mineras, las compañías tienen libre uso del vital elemento sin obligación de pagar el canon de agua que sí paga el resto de las actividades productivas.
Estamos para atrás en el uso de una de las zonas más ricas del planeta. El litio antofagasteño será un combustible estratégico dentro de unos pocos años. Sin embargo, lo que nos pertenece es explotado por otro estado provincial. Si hasta la empresa en la que participamos, FMC Lithium tiene su base en la localidad salteña de Güemes y desde allí opera desde hace décadas sin ningún beneficio palpable para Catamarca.
Lo mismo ocurre con el turismo. Que la señora Justicia diga que la zona nos pertenece, no significa que de repente aprendamos a utilizar en nuestro beneficio. Son muchos años de desinversión en energía, en caminos, en servicios esenciales para los turistas, que encuentran en la vecina del Norte esas comodidades que nosotros no supimos dar.
Confiados en que todo se resolverá a nuestro favor, podríamos comenzar a marcar presencia en el lugar -un centro de control ambiental para ver cómo se llevan nuestro mineral, es inocuo- y también deberíamos comenzar a desandar el camino errático que le dimos -al margen de los gobiernos de turno- a desarrollo del territorio.
El desafío es grande, pero vale la pena que lo acompañemos bajo la bandera de Catamarca: Recuperar en todos los aspectos Antofagasta de la Sierra.
 
Nobleza obliga
Así como la semana anterior cuestionamos la negativa de los senadores del FCyS de tratar y aprobar los proyectos presentados por el vicegobernador, debemos destacar que luego de una semana en comisión, se bajaron las cuatro iniciativas surgidas del Foro de Seguridad convocado por la segunda autoridad de la provincia, y en forma unánime se le dio curso favorable.
Puntualmente, se trata de la modificación al Código Procesal Penal de la provincia que le dará mayor agilidad al procedimiento, pero sin afectar la garantía de ninguna de las partes. Se impulsa la oralidad en el recurso de apelación durante el proceso Penal para obviar los largos escritos que muchas veces los abogados los usan como medida dilatoria, además se incorporaron nuevos institutos en el mismo proceso como la Probation Inicial (suspensión de juicio a prueba), el juicio abreviado inicial y la acusación directa.
El Foro, que convoca a instituciones, abogados, funcionarios judiciales, vecinos, ya está dando los primeros frutos en la lucha contra la inseguridad, tal como coincidieron los legisladores de ambas bancadas durante el tratamiento en el recinto del paquete de iniciativas. A la posta deberán tomarla los diputados y, en estas pocas semanas, antes de que termine el año, convertir en ley las iniciativas que reúnen un importante consenso popular.
 
 
Liga del Oeste
Los jefes territoriales del Oeste se abroquelan políticamente en apoyo del Gobierno provincial. Así lo hicieron saber los intendentes de Belén, Arnoldo Avila, de Tinogasta; Hugo Avila, y de Santa María, Jorge Andersh, que relanzaron la “Liga del Oeste”.
Los dirigentes peronistas enviaron un claro mensaje de adhesión al proyecto de gobierno, pero también en defensa de su liderazgo. Salvo el santamariano que tendrá un Concejo Deliberante en contra, tras la derrota local del 27 de octubre, el belicho y el tinogasteño ganaron muy bien en su territorio y tendrán dos años de mayor tranquilidad.
Además, aunque no esté expresado en el documento que rubricaron el pasado jueves en la Cuna del Poncho, los intendentes también enviaron un mensaje -cifrado por cierto- al Gobierno y a las empresas mineras convencidos de que la “licencia social” para que operen, en gran parte, proviene de su acompañamiento político.
La prueba de este aval es que cuando los grupos ambientalistas arreciaron con piquetes contra la minería, fueron los intendentes quienes se pusieron al frente en defensa de la actividad, sin haber recibido sus comunidades ningún tipo de reconocimiento empresarial por ese gesto.

Comentá esta nota