Columnistas | Panorama MunicipalMartes, 25 Marzo, 2014 - 06:00

Edición Impresa

El que manda soy yo

Por Emilia Soria (*)

Reuniones, renuncias, encuentros, lanzamientos y emplazamientos. Así es como se resume la semana política-institucional donde no faltaron los reproches, pases de factura y portazos en el municipio capitalino.
La rotación de áreas y disconformidad de cómo se realizaban las tareas, no habrían quedado en el calendario del año pasado y cuando apenas comienza la verdadera tarea del Ejecutivo, las disposiciones tocaron la puerta.
A las decenas de renuncias aceptadas en lo que fue el segundo año de gestión del intendente Raúl Jalil, llegó el turno en Servicios Públicos y junto con la tala de árboles en la plaza principal -que generó disímiles de contratiempos y la necesidad urgente de explicaciones-, se conocía la dimisión de Alberto Kozicki, con la salvedad de que éste permanecería en su cargo hasta junio, aunque hasta el momento nadie garantiza qué pasará mañana.
Si bien la decisión habría surgido del propio funcionario y tendría que ver con un acuerdo para formar parte de las acciones que se pretenden desde la Vicegobernación a través de los foros impulsados recientemente, otros dan cuenta de múltiples cruces que se vendrían sucediendo desde el año pasado a partir de algunas renuncias de funcionarios de segunda línea y reclamos del lord mayor.
En tanto, se sabe que desde el Ejecutivo se puso el acelerador a fondo y garantizan que el 2014 no será un año de “aceptar vagos, hacer lo que quiera o se pueda. El mandato será cumplir con los objetivos fijados, evitar errores y respetar las órdenes de arriba”, sostienen tras anticipar que el alejamiento de la semana pasada no será el último.
“A un año de las elecciones, no hay margen para errores ni salvedades que valgan”, advierten duramente desde el Ejecutivo, dejando en  claro que hay una sola persona a la que obedecer, por lo menos, en lo que hace al municipio y Concejo Deliberante.

 

Aquí, pero más allá
El jefe comunal capitalino y referente directo del massismo en el NOA y particularmente Catamarca, mantiene una agenda por demás abultada y mientras espera la reunión con la primer mandataria provincial, tal y como había sido acordado antes de su viaje a Canadá, en el plano político, el viernes, fue el encargado de presidir junto con la concejal Liliana Barrionuevo, el encuentro de jóvenes desarrollado en un hotel céntrico. En la oportunidad no faltaron los saludos, la ratificación de apoyo al diputado nacional y los primeros lineamientos de lo que será el plan estratégico camino al 2015.
Por su parte, el proyecto de las Primarias abiertas, simultáneas y obligatorias en la ciudad está adelantado y se especula que será presentado ante el cuerpo deliberativo en unas semanas más.
Si de encuentros se trata, se puede decir que los diálogos y acuerdos en la Renovación Peronista, de la que también es parte Jalil, se profundizan a diario como lo hacen las internas en el oficialismo.

 

Por el bien de la institución
Así como sucede entre el Ejecutivo y las cámaras legislativas en el nivel provincial, en el plano capitalino, lo que al parecer resuelve la Intendencia, en el Concejo no resonaría ni se manejaría la misma sintonía, si se trata de alguno que otro edil.
Tal es la grieta en el oficialismo que mientras el jefe comunal augura una buena relación con concejales de la oposición y hasta comenta haber mantenido conversaciones poniendo como base la armonía institucional hacia dentro, circulan notas intimatorias, nada más ni nada menos que hacia la presidenta del cuerpo, el tema, las benditas bajas a ex funcionarios.
Divido en pensamientos y puntos de vista, uno de los bloques oficialistas parecería no tardar mucho en explotar, si la arremetida de un concejal no va más allá de la disputa que mantendría con uno de la oposición, y más precisamente con el referente de Movilización.

 

Cuenta regresiva
Donde también están los días contados es en el Sindicato de Obreros y Empleados Municipales (SOEM). El 25 de abril es la fecha en que los agentes municipales elegirán entre las tres listas presentadas y aprobadas a quienes los representarán por un plazo de dos años.
Tras idas y vueltas, intervenciones de por medio, reclamos y denuncias, el SOEM Capital aguarda a sus nuevas autoridades que se dirimirán entre Aldo Salles y Walter Arévalo como los referentes más fuertes en la comuna, sin dejar de lado que uno de ellos ya cuenta con la venia municipal, lo que no garantiza que al momento de los resultados todo panorama pueda cambiar.

 

Por Emilia Soria (De la Redacción del Diario LA UNION)

Comentá esta nota