TecnologíaSábado, 12 Noviembre, 2016 - 23:00

La frustración de Google: los usuarios no utilizan los controles de seguridad y privacidad

La empresa es consciente de que existen ideas equivocadas sobre qué hace con los datos personales, pero lo que considera "frustrante" es que los usuarios no utilicen los controles existentes para gestionar su privacidad y su seguridad en la red

"La gente dudaba, se preguntaba '¿qué datos guarda Google sobre mí?' y construimos herramientas para mostrarlo, para ofrecer transparencia y dar al usuario control. Es muy frustrante que no se usen", explica en una entrevista con la agencia EFE el responsable del centro de ingeniería de Google en Munich, Wieland Holfelder.

"Mi cuenta"

Holfelder lidera al equipo de 400 ingenieros que creó "Mi cuenta", el panel de gestión centralizada desde el que se pueden establecer las preferencias de seguridad y privacidad de todos los servicios de Google, incluidos Gmail y Google Maps.

Allí se puede gestionar el nivel de protección de cada cuenta y determinar qué datos se comparten con la tecnológica.

También se pueden borrar todos esos datos o descargarlos para trasladarlos a un servicio competidor y establecer qué se hace con una cuenta en el caso de que su usuario no se conecte en un determinado periodo de tiempo.

La información a salvo

"La gente no es consciente de que estas herramientas existen. Es un desafío aumentar la consciencia del usuario y evitar la confusión. Hay mucha idea equivocada acerca de qué pasa con los datos que Google almacena", lamenta.

Holfelder explica que Google trata de mantener la información a salvo, pero apela a la responsabilidad individual para hacer de Internet una red más segura.

"El 95 % de los incidentes de seguridad en Internet podría prevenirse con tecnología existente, según un informe de la Oficina federal de Seguridad en las Tecnologías de la Información de Alemania. Es una cifra descomunal. Los usuarios tienen que darse cuenta de que formar parte de este ecosistema conlleva una responsabilidad", reflexiona.

Comentá esta nota