Columnistas | OpiniónLunes, 21 Noviembre, 2016 - 20:00

Conmovedora carta del hermano de una desaparecida

Por Santiago Lozano

Hace 40 años…………..como pasa el tiempo, fue la ultima vez que vimos a mi hermana Julia Elena, salio ese día a sus trabajo en un Juzgado Comercial de Callao, yo estaba terminando 5° año de la secundaria. Un cruce rápido con el cafe del desayuno, no muchas palabras, habíamos discutido por Vietnam el día anterior, ella defendiendo la revolución y yo condenando el genocidio de los comunistas de Hanoi.
En la agenda de Julia ya había muchos vacíos de montoneros “cipayos comunistas procastristas, prosovieticos” caídos, y recuerdo que alguna discusión tuvimos.
Pero ese día desapareció.
Una lucha incansable de papá y mamá buscándola, a ella o sus restos mortales, aceptando la terrible guerra civil que los terroristas habían iniciado hacía ya años.
De alguna forma mi espíritu y conciencia liberal conservador desperto en esos años con fuerza, me alejo de amistades que considere frívolas, que hoy miro atrás y entiendo esa bifurcación de los que prefieren no ocuparse de la república y la democracia”.
En esos años sufrí 2 detenciones y cada vez “pesaba” ser hermano de una desaparecida.
Años después vi “Missing” my no dormí por varios días.
Admiro y amo a mis padres que jamás se resintieron, odiaron, siguieron adelante intentando sonreír cada día, ocultarnos su dolor y llanto muchos años.
Al revés los K con su mentira, su falsa justiciera, revivieron odios, engendraron una historia falsa. Mamá ya estaba sola y en silencio volvió a revivir su dolor y destrozo su salud. Pero ella no dejo de sonreír y ocuparse de los vivos, de vivir en paz y con amor.
Un día me dí cuenta de lo enorme de su amor y su fe, de su paz. También de como hay algo dentro de cada madre increíble, un vinculo a sus hijos, será que los llevaron en la panza, que el parto es de ellas, que es de una fuerza y amor que como hombre admiro.
Y vi en la lucha de años de Papá por saber y llegar a una paz, si la puede haber, su amor de padre, marido, y por la justicia.
40 años de la desaparición de Julia pegan…………….pegan, pegan mucho,
Pasaron y aun pasan muchas cosas.
Hoy especialmente deseo que haya paz y reconciliación, que cese el odio y la falsa justicia, la tuerta. Aun en sus errores Julia quería una sociedad más justa, y no hay justicia cuando se juzga a los agredidos, que más allá de sus excesos y atrocidades no empezaron la guerra civil, la enfrentaron.4 O se juzga a todos o nos amnistiamos todos.
Los que tenemos heridas necesitamos paz para curarlas. Los que salieron sin heridas necesitan que no los contamine una época de guerras atroces lanzadas en nombre de una supuesta revolución que prometía mucho y solo dio gulags, islas prisión como Cuba de los Castro, genocidios, y todo ello generó una reacción igualmente violenta.
Nada devolverá la vida a Julia, ni aliviará el dolor que pasaron Papá y Mamá. Ni el de muchos miles más de un lado y del otro, Tal vez solo tal vez ayude a terminar una dolorosa historia, y un escandoloso negociado de la izquierda.
Fuente: Prensa Republicana

Comentarios

JULIA SEGURAMENTE, CON SU ESCASA EDAD FUE UTILIZADA COMO LA CÁMPORA con un fin determinado, PARA RESISTIR LA FALTA DE LIBERTAD DE AQUELLOS TIEMPOS, UNA DESAPARECIDA MAS, DENTRO DE LOS TANTOS QUE HUBO, BIÉN Ó MAL SEGÚN LA VISIÓN DE CADA UNO, PARA SALVAR A VIVOS COBARDES, QUE DIJERON PARTICIPAR EN LA RESISTENCIA A LA DICTADURA, PERO NO ESTUVIERON, ESTUVIERON SACÁNDOLE LAS PROPIEDADES A LOS POBRES (22) CON LA LEY 1050 Y CUANDO OBTUVIERON EL PODER FUE PARA HACER, CON EL PAIS LO QUE ESTA A LA VISTA DE TODOS. JULIA TU DESAPARICIÓN NO NOS SIRVIÓ DE NADA.

Comentá esta nota