PolíticaViernes, 9 Diciembre, 2016 - 09:10

Varios gobernadores rechazan proyecto opositor de Ganancias

Peronistas, radicales y socialistas exigen “responsabilidad fiscal” a los senadores que comenzarán a debatir el proyecto opositor la próxima semana.

La media sanción que la Cámara de Diputados le dio  a la reforma del Impuesto a las Ganancias impulsada por el arco opositor provocó el rechazo de varios gobernadores que reconocen la necesidad de actualizar el Mínimo no Imponible pero priorizan los recursos de sus provincias. El gobernador de Salta, el peronista Juan Manuel Urtubey le solicitó a la Cámara de Senadores que “actúe con responsabilidad para que tanto la Nación como las provincias no se desfinancien y puedan continuar prestando sus servicios”. En la misma línea, el gobernador de Córdoba, el peronista Juan Schiaretti, consideró que el proyecto oficial es mejor que el opositor porque actualiza las escalas del impuesto, pero no desfinancia a las provincias: “Lo que hay que modificar son las escalas de Ganancias porque es el costo fiscal que podemos soportar”.
Por su parte, el gobernador de Santa Fe, el socialista Miguel Lifschitz, afirmó: “Los trabajadores tienen el derecho de que sus salarios no sean castigados con este impuesto, pero de los recursos provinciales dependen millones de empleados públicos”.
El gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, condicionado al momento de criticar el proyecto de Massa porque su vicegobernador, Carlos Haquim, pertenece al Frente Renovador, responsabilizó a Axel Kicillof por sumar el apoyo del kirchnerismo: “Los mandatarios no podremos pagar los sueldos”.
En el mismo sentido, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta,  acusó a los diputados opositores de “demagogos”: “Me hizo acordar al país de la imposición, el de la escribanía kirchnerista; ahora podemos dialogar”.
El gobernador de Entre Ríos, el peronista Gustavo Bordet, rechazó el proyecto con media sanción en Diputados porque avisó que no fue discutido con sus pares: “Era necesaria la modificación de las escalas para los trabajadores, pero la mitad del impacto fiscal de la iniciativa lo pagaremos las provincias, por eso debemos estar presentes en el debate”.
En ese contexto, el gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, graficó lo que sucedería en su provincia si se aprobara el proyecto opositor: “Se deteriorarían las cuentas fiscales: entre $1.500 millones y $2.000 millones para la Provincia y $400 millones anuales para los 18 municipios”.
El gobernador de Neuquén, Omar Gutiérrez, expresó: “Tengo la expectativa de que el Senado lo trate racionalmente para que la ley sea gradual, progresiva y sostenible en el tiempo”.
Por su parte, el gobernador de Corrientes, el radical Ricardo Colombi, apoyó en particular la propuesta del Frente Renovador de cobrarle impuestos a los juegos de azar, pero rechazó de fondo el proyecto de ley: “Hay que hacer las cosas como corresponde. Massa, como está lejos del poder, presenta iniciativas demagógicas imposibles de cumplir”.
Finalmente, el gobernador de Misiones, Hugo Passalacqua, rechazó totalmente los cambios: “Nada es más importante que los impuestos a la hora de gobernar, por eso hay que ser dialoguistas, solidarios, progresivos”.

Comentá esta nota