Columnistas | OpiniónJueves, 29 Diciembre, 2016 - 15:30

La Segunda Guerra Fría

Por Omar López Mato

Cuando el Archiduque Francisco Fernando de Asturias cayó víctima de  los anarquistas serbios nucleados en el grupo sedicioso llamado Mano Negra (nunca mejor nombre) pocos pensaron que el mundo terminaría en una sangrienta conflagración.

La caída de Alepo, la muerte del embajador ruso en Turquía y el atentado en Berlín confirman el inicio de una nueva guerra mundial que algunos han bautizado “La Segunda Guerra Fría”. Como nombre puede ser ilustrativo, pero habrá que ver el calor que genera la verba inflamatoria del magnate americano convertido en presidente de la potencia mundial que lucha abiertamente por aumentar el poder de su imperio, sin sombras chinescas. Los EEUU están resueltos a ser los líderes indiscutidos del mundo y someter a China, el enemigo económico del pueblo americano según la óptica de gran parte de la población.

Para mantener tal liderazgo EEUU  hará  valer sus billetes, que podrán imprimir con absoluta libertad sin el condicionamiento de revelar el M1  (es decir sin comunicar la suma de los billetes circulantes) inventando, a su vez, una cifra arbitraria a la que ellos llamarán inflación. A tal fin sometieron a Suiza y demás paraísos fiscales  a fin de convertirse en “El Paraíso Fiscal” (aunque nadie esté seguro sobre el destino de estos fondos).

El Euro se tambalea por su propia inercia, los bancos italianos están en la cuerda floja, los griegos pagan la deuda a regañadientes, los ingleses ya dijeron que cuelgan los botines, España recién se recupera de un año sin gobierno,  y cinco de recesión, los alemanes están furiosos con Merkel y lo que ellos consideran una “invasión de desplazados” y en Francia probablemente gane el nacionalismo feroz de los Le Pen. Si esto llegase a acontecer el comité de seguridad de las Naciones Unidas (Estados Unidos, Inglaterra, Francia, Rusia y China) estaría en manos de líderes nacionalistas, conservadores recalcitrantes de personalidades impredecibles.

EEUU y Rusia irán juntas contra el  ISIS, éste en retaliación  sembrará bombas por el mundo (en realidad el modelo de camión desbocado es el modus operandi que más han utilizado últimamente). Mientras tanto Putin y Trump tratarán de sedar al coloso chino. Como ya no cuentan con “La guerra del opio”, como hicieron los ingleses victorianos para dominar a China, usaran el petróleo.

Esta no será una confrontación gratuita porque los chinos tienen su arma secreta (bah! no tanto) que son los bonos americanos.  China puede dilapidarlos, aunque eso sería como tirarse un tiro en el pie, (licuarían sus reservas).

Los rusos y americanos cada cual por su lado anuncian el aumento de su arsenal nuclear, mientras tanto los norcoreanos, (los Bad Boys in the Block) juegan con sus chiches nucleares al tiempo que el mundo se cocina en este caldo arbitrariedades, mezquindades y fantochadas,   cantando villancicos navideños, entre los que podríamos incluir Eve of Destruction de Barry Mc Guire ¿lo recuerdan?

The Eastern world it is explotin
Violence flarin' and bullets loadin
You're old enough to kill, but not for voting
You don't believe in war, but what's that gun you're totin...

El mundo oriental está explotando,
la violencia florece mientras se cargan las balas
Eres suficientemente grande para matar pero no para votar,
No crees en la guerra, pero allí tienes tu arma

La canción tiene 50 años y una vez más nos acercamos a la víspera de la destrucción con perseverancia suicida.

No seré apocalíptico porque el mundo se salva del Armagedón periódicamente. Solo señalo esta pasión por jugar con fuego, aunque estemos en víspera de Navidad y todo el mundo hable de amor y paz…mientras unos pocos se preparan para la guerra. 

(*) Médico y escritor   
Su último libro es Ciencias y mitos en la Alemania de Hitler
[email protected]   
www.facebook.com/olmoediciones

Comentá esta nota