InternacionalesDomingo, 1 Enero, 2017 - 11:25

El mundo celebró el inicio del 2017 con medidas de seguridad

Luego de los atentados registrados en 2016 en Berlín, Niza entre otros, las principales ciudades europeas y de Estados Unidos recibieron el 2017 entre fuertes medidas de seguridad ante la amenaza terrorista.

Luego de los atentados registrados en 2016 en Berlín, Niza entre otros, las principales ciudades europeas y de Estados Unidos recibieron el 2017 entre fuertes medidas de seguridad ante la amenaza terrorista.
En Alemania, donde hace dos semanas un camión irrumpió en un mercado navideño de Berlín matando a 12 personas e hiriendo a otras 56, las principales medidas de seguridad se tomaron alrededor de la Puerta de Bandeburgo, donde se prohibió el acceso con petardos, cohetes, botellas y latas de refrescos, como ocurre todos los años. Además, en esta ocasión se reforzaron las medidas de seguridad.
En Francia se dio la bienvenida al año con un espectáculo de luces que se proyectaron sobre el Arco del Triunfo. También hubo un pequeño espectáculo de fuegos artificiales, aunque no se pudo lanzar pirotecnia de forma privada. Tras la serie de atentados de los últimos dos años, la concurrida celebración tuvo lugar entre estrictas medidas de seguridad: la zona estuvo blindada con tres kilómetros de vallas y moles de cemento y trabajaron 2.000 vigilantes de seguridad, a lo que se le añadireron un gran dispositivo policial con 7.000 agentes y soldados por toda la ciudad. Además en todo el país 96.000 agentes de Policía y soldados velaron por la seguridad de los ciudadanos, según precisó el ministro del Interior francés, Bruno Le Roux.
En Madrid, España  también se tomaron medidas especiales. La céntrica plaza de la Puerta del Sol de la capital española fue el centro de reunión de miles de personas en la noche del sábado para dar la bienvenida al nuevo año. Allí la Policía controló todos los accesos y solo permitió la entrada a 25.000 personas. Además, este año se colocaron obstáculos como bolardos y jardineras para prevenir atentados como los de Berlín o Niza.
En Londres también se restringió el paso a la zona que rodea la gran noria del London Eye, donde se reunieron los ciudadanos para celebrar el año nuevo. Solo pudieron acceder aquelos que tuvieron una entrada válida que se identificó con el documento de identidad. Además se registraron todos los bolsos y mochilas. Por primera vez, efectivos armados de las fuerzas de seguridad vigilaron vagones de trenes y metro. Al igual que el año pasado, se desplegaron 3.000 policías en el centro de la capital.
En Nueva York, la tradicional bajada de la bola que simboliza la salida del año estuvo muy vigilada por miedo a que se comentan atentados y para evitar la comisión de otros delitos. Allí, al igual que en casi todo Estados Unidos, está prohibido beber alcohol públicamente y tampoco se permitió el lanzamiento de cohetes o petardos.
Agencia Nacional de Noticias
 

Comentá esta nota