SaludDomingo, 12 Febrero, 2017 - 23:15

13 señales que indican que necesitas magnesio urgentemente. Milagro del Cloruro de Magnesio, Reverendo Padre Jhon Schorr

Pocos nutrientes tienen tantos beneficios para la salud como el magnesio. Afecta a unas 300 enzimas, ayuda a las células, músculos y nervios a funcionar. Ayuda a regular la presión sanguínea, ayuda a metabolizar las proteínas y el calcio. Y para todas estas funciones es necesario que tengas suficiente de este miniral esencial.

La deficiencia de de magnesio es relativamente común y puede llevar a sufrir muchas enfermedades. Mira más abajo para aprender cuáles son los síntomas de la deficiencia de magnesio.

¿Por qué es difícil tener suficiente magnesio?

Antes era mucho más fácil recibir la dosis de magnesio recomendada diariamente.

Según el experto en fisiología Rune Eliasson, los niveles de mineral en nuestra sangre han caído dramáticamente durante los años debido a la agricultura industrial.

En Estado Unidos, por ejemplo, el contenido nutritivo de las manzanas descendió en un 82% en un periodo de 80 años, entre 1914 y 1992

Otra causa de la deficiencia de magnesio es el hecho de que la gente ha cambiado sus dietas. Hoy la gente rara vez come legumbres, semillas, pescado, frutos secos y vegetales de hojas verdes, todas excelentes fuentes de magnesio.

13 señales de que podrías tener deficiencias de magnesio.

1. Calambres musculares.

Si tienes problemas con los calambres en tus músculos (a menudo en tus pantorrillas), puede ser la forma que tiene tu cuerpo de alertarte de una deficiencia de magnesio.

Trata de meter un poco de magnesio en tu sistema antes de ir a la cama. Puede hacer maravillas para una noche de sueño (y para tus músculos).

2. Asma

Estudios han demostrado que la respiración mejora cuando los niveles de magnesio aumentan en la sangre.

La prestigiosa revista The Lancet también reportó la estrecha correlación entre una mayor ingesta de magnesio y una reducción de los síntomas del asma.

3. Entumecimiento

Por lo general, el entumecimiento es descrito como una sensación de espinas, hormigueo, alfileres y agujas. Estas sensaciones podrían ser una señal de que el cuerpo necesita más magnesio, escribe Wikipedia.

4. Migraña

La gente que sufre migrañas a menudo tiene una  deficiencia de magnesio, que eleva la tensión en sus músculos.

Una dosis extra de magnesio puede contrarrestar la náusea, los vómitos y la sensibilidad a la luz y el sonido de la gente con migrañas, según este estudio.

5. Estreñimiento.

El magnesio es necesario para que los intestinos funcionen con normalidad.

Una falta de magnesio puede causar estreñimiento porque el cuerpo necesita este mineral en particular para ablandar las heces y absorber el líquido.

6. Arritmia.

Un latido de corazón irregular puede ser causado por una deficiencia de magnesio.

El magnesio protege los vasos sanguíneos y puede contrarrestar esto, según algunos investigadores.

7. Depresión.

El magnesio puede jugar un papel crucial en la función del cerebro y el humor. Algunos expertos creen que los bajos niveles de magnesio en la comida moderna pueden ser causados por una depresión o enfermedad mental. En 2015 un estudio estadounidense realizado en unas 8.800 personas mostró que las personas menores de 65 años ingerían menos magnesio y tenían un 22% más de posibilidades de sufrir depresión.

8. Problemas de sueño.

¿Tuviste problemas al dormir y frecuentemente te despiertas en medio de la noche?

Puede ser un signo de deficiencia de magnesio. Una forma de dormir mejor podría ser incrementar tu ingesta de magnesio. Una investigación estadounidense sugiere que esta ingesta adicional de magnesio puede ayudar a superar los problemas de sueño.

9. Ser goloso.

Si tu cuerpo pide a gritos más magnesio, puede ser confundido con un antojo de chocolate. Manten una ingesta regular de magnesio comiendo frutos secos, semillas y fruta. De esta forma superarás tus antojos.

10. Alta presión sanguínea.

La hipertensión es un gran problema de salud pública en el mundo occidental actualmente.

Pero el magnesio actúa como un bloqueador natural del calcio, lo que es un tipo de medicación para la presión sanguínea.

En un estudio Británico de 2013,  se demostró que los pacientes con una presión sanguínea normal pueden beneficiarse enormemente de una mayor ingesta de magnesio.

11. Dolor en las articulaciones.

Mucha gente siente dolor en las articulaciones, algunos más que otros. Para algunas personas, incrementar el consumo de magnesio alivia el dolor de articulaciones. Como aumentar la ingesta de mangesio tiene pocos o ningún efecto secundario vale la pena intentarlo.

12. Fatiga crónica

El magnesio normalmente se recomineda a gente que sufre de una fatiga crónica o que se siente generalmente débil.

Un estudio brasileño ha demostrado que un extra de magnesio puede no sólo incrementar la resistencia de los atletas, sino también beneficiar a la gente mayor con enfermedades crónicas.

13. Deficiencia de calcio.

La deficiencia de magnesio puede conducir a una deficiencia de calcio, porque el cuerpo necesita magnesio para absorber el calcio.

Cómo incrementar la ingesta de magnesio.

Los suplementos de magnesio pueden ser comprados en la farmacia o en una tienda de comida saludable.

Hay distintas variedades: Cloruro de magnesio (sabe amargo, pero es el más recomendado), citrato de magnesio (una mejor opción si tienes acidez), sulfato de magnesio (perfecto para echarlo en un baño relajante).

La dosis recomendada diaria es de 280 miligramos en mujeres y 350 miligramos en hombres. No olvides consultar a tu médico antes de tomar un suplemento alimenticio.

Alimentos altos en magnesio.

* Cocoa: chocolate puro y amargo, tiene unos 500 miligramos de magnesio por cada 100 gramos. 
* Vegetales de hoja verde oscura: acelga, lechuga, espinaca.
* Frutas: bananas, albaricoques, aguacates, melocotón, ciruelas.
* Frutos secos y granos: almendras, nueces, anacardos.
* Legumbres: judías y lentejas. 
* Granos: arroz integral, mijo, avena.
* Patatas.
* Calabaza.

A propósito del cloruro de magnesio y sus bondades naturales, si te interesa la lectura y el enriquecimiento personal, te dejamos la historia del Padre Jhon Schorr.

El milagro del cloruro de magnesio.

El presente articulo fue redactado por el sacerdote Reverendo Padre Jhon Schorr, del Colegio Chafarrínense, es además profesor de física y de biología y expresa conceptos sobre El Cloruro de Magnesio. El Reverendo Schorr comenta lo que sucedió en su propio cuerpo físico:

"Cuando tenia 61 años de edad estaba casi paralítico, esto fue doce años antes de comenzar el tratamiento con el Cloruro de Magnesio. Sentía puntadas agudas en la región lumbar (columna vertebral), incurable según la ciencia medica ortodoxa (es decir, los médicos). Al levantarme de la cama por las mañanas, sentía un fuerte dolor en la columna que perturbaba todo el día. Era causado por el nervio ciático, que apretaba la tercera vértebra, me lo hacia sentir sobre todo cuando estaba parado, lo que me forzó a trabajar la mayor parte del día sentado. Hubo un año, en que todo lo hacia sentado, menos la misa. Era un tormento y tenia que suspender mis viajes a causa del dolor. Durante un verano muy seco sentí mejoría, pero luego empeore más. Comencé entonces a rezar la misa sentado. Volví a la ciudad de Floreanàpolis (Brasil) buscando un especialista que me sanara. Me tomaron nuevas radiografías, están duras y en avanzado estado de descalcificación. Nada era posible hacer.

Las diez aplicaciones de onda corta que recibía en la columna no detenían el dolor. Al colmo de no poder dormir ni siquiera acostado, a veces quedaba sentado en la cama. Hasta que descubrí que podía dormir en la posición fetal, así como duermen los gatos. Esto dio cierto resultado y solo despertaba al estirarme o enderezarme. Ya faltaba poco para no poder dormir ni siquiera en posición fetal.Me preguntaba: Y ahora ¿qué puedo hacer? Estaba engañado por la medicina tradicional y así entonces apelé a Dios. Y le dije: amado Dios, estas viendo en este estado a esta criatura…te pido Dios mío que me des una solución para todos mis males.Ocurrió entonces que pocos días más tarde me llevaron a Porto Alegre a un encuentro jesuítico.

Allí conocí al Padre Suárez, un sacerdote jesuita quien me contó que la cura de mis problemas de salud era algo muy fácil. Me dijo que para ello debía tomar el Cloruro de Magnesio, mostrándome escrito en un libro de medicina del Padre Poig, un jesuita español, conocido y prestigioso biólogo, que había descubierto las propiedades curativas del Cloruro de Magnesio, a partir de una experiencia familiar, curando a su madre quien por esa época se encontraba con artrosis en avanzado estado de descalcificación.

Los sacerdotes jesuitas siempre se destacaron por sus grandes conocimientos para curar las enfermedades utilizando medicina natural como las hierbas medicinales y los minerales puros. En tono de broma, el Padre Suárez me dijo: mientras tomes esta sal, solo te vas a morir si te das un tiro en la cabeza o si tienes un accidente.Comencé a tomar una dosis diaria todas las mañanas. Tres días después, comencé a tomar una dosis a la mañana y otra a la noche. Así mismo continué durmiendo todo arrollado. Pero el vigésimo día, cuando me levanté estaba todo extraño y me dije: ¿Será que estoy soñando?, dado que ya no sentía dolores y hasta pude dar un paseo por la ciudad, sintiendo todavía en mi memoria el peso de diez años de sufrimiento con esta incomodidad y limitación. A los cuarenta días pude caminar el día entero, sintiendo un pequeño peso y dolor en la pierna derecha. A los sesenta días, esta pierna dolorida estaba igual o mejor que la otra. Luego de tres meses sentía crecer la flexibilidad en los huesos y un inesperado alivio en todo mi cuerpo. Pasaron diez meses y puedo doblarme como si fuera una serpiente, sintiéndome otra persona.

El Cloruro de Magnesio, arranca el calcio depositado en los lugares indebidos y los coloca solamente en los huesos y más aún, consigue normalizar el torrente sanguíneo, estabilizando la presión sanguínea. El sistema nervioso queda totalmente calmo, sintiendo mayor lucidez mental, mejorando notoriamente la memoria, la atención y la concentración, la sangre se torna más fluida y más limpia. Las frecuentes puntadas en el hígado desaparecieron y la próstata que debía ser operada hace años, ahora ya casi no me incomoda. Pero el efecto más importante de todos, fue el de haber sido preguntado por otras personas: ¿qué está pasando contigo que estas mucho más joven?, y yo les contestaba: Sí, la verdad me siento más joven y me retornó la alegría de vivir. Es por esto que me veo obligado a difundir este remedio natural, como un agradecimiento a Dios por haber escuchado mis ruegos. Así es que envío copias de este articulo para toda persona que esté sufriendo, padeciendo dolores y malestares". (comillas nuestras). En proximas entradas publicaremos sus bondades, beneficios y las indicaciones como tomarlo.

MODO DE PREPARACION:
Hervir 1 litro de agua, dejar enfriar. Luego introducir el contenido de un sobrecito de 33 gramos de Cloruro de Magnesio (se consigue en farmacias), en una
botella o recipiente de vidrio (no en plástico), luego mezclar y tapar.
De esta manera se obtiene una preparación pura que se mantiene inalterable.
No es necesario guardarlo en la heladera.
Dosis recomendada: el equivalente a un pocillo de café, de acuerdo a la edad y la necesidad.

Por favor, comparte éste enlace de La Unión Digital (fuentes: Newsner y armónicos de conciencia) en Facebook para que todos tus amigos puedan conocer los síntomas de la deficencia de magnesio y ser más saludables. ¡Es importante incrementar la ingesta de este importante mineral!  

Comentarios

Comentá esta nota