SociedadJueves, 13 Abril, 2017 - 03:00

En medio de la tragedia, fluyen los colores, la pasión y el “romance”

Durante el temporal de agua y barro que azotó a Comodoro Rivadavia, Juan Romàn Riquelme fue el protagonista principal de una historia que une a dos abuelos, quienes al limpiar su casa guardaron una foto por amor al futbolista, en medio del desastre.   Por Franco Córdoba

Guillermo Sosa es un vecino comodorense que dio a conocer en su cuenta de Facebook la historia de “Bachi” y Angelica, dos vecinos del barrio Pueyrredón. Ellos sufrieron las inundaciones y  se aferraron a sus mejores recuerdos, en un momento tan difícil para su vida.

“Yo no conocía a la familia y me puse a colaborar con ellos”, indicó Sosa en diálogo con Télam, quien manifestó que la casa de ambos abuelos estaba inundada, pero además en los ambientes brotaban los efluentes cloacales.

Pero en esa historia también salió a la luz que Angélica, fanática de Boca, guardó como si fuera lo más importante del mundo, una fotografía con Juan Román Riquelme.

“Estábamos en la salita donde iba el televisor y encontré dos portarretratos con mucho barro y agua. Amagué a tirarlos y ella me frenó, primero quería salvar las fotos. Las sacó, las puso en una bandeja y muy apenada comenzó a quitarles el barro, yo me quedé mirándola sin decir nada”, indicó.

“En una estaba con Alejandro Fantino y en la otra con Gastón Recondo, cuando hacían el programa Mar de Fondo. Me dijo que con “Bachi” eran muy futboleros y también cholulos, y esas fotos las quería conservar”, contó Guillermo sobre lo que le había dicho Angélica.

Sin embargo, la dueña de casa le contó a este vecino que llegó a ayudarlos que su tesoro más preciado era una imagen junto a su ídolo, Juan "Román" Riquelme. Guillermo le comentó a Télam que cuando comenzó a hablar del "10" sus ojos y cara cambiaron totalmente.

“Era la primera alegría del día, fue movilizante y raro. En ese instante no sabes que decir, pero ella estaba feliz de mostrarme la foto con Riquelme”, admitió Sosa.

“Yo lo quiero mucho a Román”, terminó diciéndole Angélica a Guillermo, en medio de tanto dolor y tristeza por los daños en la casa, en una ciudad desbastada por el clima, pero con la luz y la ilusión de una persona que desde los recuerdos van en busca de la recuperación de su vida, igual que intenta hacerlo su ciudad . 

Video: 

Comentá esta nota