TecnologíaViernes, 14 Abril, 2017 - 23:35

Una artesana y una diseñadora argentina usan impresión 3D para preservar tejidos ancestrales

La artesana es sanjuanina y la diseñadora porteña, y vienen desarrollando un sistema de impresión 3D tal como se hace en un telar que rucupera la técnica ancestral textil.

Una artesana de San Juan y una diseñadora porteña de indumentaria están "tejiendo" con un sistema de impresión 3D tal como se hace en un telar, como parte de un proyecto que busca preservar esta técnica ancestral textil que se transmite oralmente, que conecta el presente con el futuro a través de diseños originarios únicos realizados con fibra de llama.

"Los módulos impresos en 3D recrean los cruces de trama y urdimbre de un tejido. Mi tarea en el proyecto es intervenirlos de manera artesanal, utilizando técnicas tradicionales de bordado de 'pelo cortado' para recrear una textura peluda y tupida en fibra de llama", explicó a Télam la artesana sanjuanina Miriam Atencio.

La urdimbre es el conjunto de hilos longitudinales que se mantienen en tensión en un telar, y la técnica de "pelo cortado" se consigue "con los hilos que se introducen y anudan manualmente para mantenerlos fijos y perpendiculares a la urdimbre; se cortan formando una superficie texturada o 'peluda'", definió la artista.

Ella y la diseñadora Julia Schang-Vitón se conocieron por Facebook, mantuvieron una relación virtual en la que comenzaron a hacer bocetos y a crear juntas, hasta que presentaron la colección Raíz, donde utilizaron en las prendas fibra de llama del programa Camélidos de los Andes, que impulsa la reinserción del animal en San Juan, y el consecuente desarrollo de una industria textil artesanal.

El trabajo de ambas se puede ver en el documental “Loom Boom: El Boom del telar”, presentado en 2015.

Ahora, van por más: "Pensamos que el uso de la tecnología nos abre otro camino que nos permite combinar técnicas contemporáneas con ancestrales, que nos posibilita trascender la técnica del telar y que no desaparezca", compartió la diseñadora, que se formó en Japón y es también docente de diseño de indumentaria en la Universidad de Palermo.

Para concretar su idea cuentan con la colaboración del arquitecto Máximo Sanchez Granel, que "tiene experiencia en 3D", contó la profesional, tarea a la que se sumó el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), que capacitó al equipo en el uso del sistema digital y diseñó las mallas, y Fábrica, un espacio del Ministerio de Ciencia especializado en diseño e innovación, que funciona en la sede central de Tecnópolis, en el conurbano bonaerense.

"Hacemos el prototipo y asesoramos en este proyecto que fusiona textil artesanal con 3D. Nos mandan las mallas en 3D y las imprimimos. Es decir, en vez de tejer en telar, se teje en 3D", resumió el proceso Frida Walter, responsable de Producción de Fábrica.

Atencio confecciona producciones textiles artesanales para decoración e indumentaria: "Las piezas las realizo en un telar tradicional manual, de lizos y pedales. Me especializo en la de fibra de llama y en el uso de técnicas tradicionales para la construcción de la estructura y las terminaciones manuales", sintetizó su tarea la mujer, que junto a otras, es la encargada de transmitir oralmente esta técnica de tejido.

"Valoro explorar y trabajar con fragmentos de nuestra identidad cultural y el bajo impacto social y ambiental que produce el modo de producción artesanal, y con Julia somos una muy buena dupla, tenemos un gran camino recorrido juntas", agregó la creadora.

Ellas creen que este nuevo proyecto "se puede convertir en una herramienta para gestionar colaboraciones con más artesanas, porque lo que ellas hacen no tiene comparación con nada, con ningún diseño. Cada tejido en telar es un documento antropológico, una trayectoria de aprendizaje que pasa de generación en generación y que, con tecnología, podemos preservar", resaltó Schang-Vitón.

En las mallas en 3D "por ejemplo, la volumetría nos permite dar el concepto de montaña, muy presente en estos diseños. Vamos probando, para ver si el resultado es el esperado, si funciona, si es resistente y lo vamos hablando con las diseñadoras", señaló Walter.

Las mallas "son importantes al tacto, deben permitir la maleabilidad en el proceso para que Miriam las intervenga. Se diseña en rectángulos, como en el telar, pero son distintos para la impresora 3D, así que es un proceso de revisión permanente", aclaró la diseñadora.

"Aún estamos en proceso, bocetando, pero para septiembre esperamos tener el producto final", destacó Schang-Vitón, que consideró que esta iniciativa "nos permite no perder un saber -el tejido artesanal en telar. que nos conecta con el presente y el futuro".
 

Agencia Nacional de Noticias

Comentá esta nota