Salud

Lanzan un plan nacional para detectar y tratar mejor algunos tipos de cáncer

El Instituto Nacional del Cáncer hará hincapié en la detección temprana del cáncer de colon y el cervicouterino.

Cada año se diagnostican en Argentina 115.000 nuevos casos de cáncer, distribuidos en partes similares entre hombres y mujeres. Con el objetivo de mejorar tanto la detección temprana como el acceso al tratamiento, el Instituto Nacional del Cáncer (INC) está ultimando los detalles para publicar y terminar de poner en marcha el Plan Nacional del Cáncer, proyecto que en este momento está siendo revisado en conjunto por el National Cancer Institute de Estados Unidos y la OMS. Los lineamientos principales del proyecto fueron presentados este lunes por la directora del INC, Julia Ismael, en la Academia Nacional de Medicina, donde se realizó la jornada “Diálogos Democráticos sobre la problemática del cáncer”. Este plan buscará avanzar, por ejemplo, con el tamizaje a nivel nacional para dos tipos de cáncer, el de colon y el cérvicouterino. Además, en cuanto al cáncer de mama, se buscará mejorar los equipamientos y servicios de salud que se ofrecen a las mujeres cuando contactan al sistema de salud. Durante su exposición, Ismael puso como ejemplo lo que sucede en Argentina con los mamógrafos en el sector público, donde el 70% de los aparatos son analógicos, una tecnología que se considera obsoleta y que deben ser actualizados a tecnología digital, algo que se hace con un proceso estandarizado de conversión. Otro de los puntos más relevantes del plan será mejorar el acceso a cuidados paliativos de calidad para los pacientes. “El plan viene a organizar lo que se venía haciendo y todo lo que se trabajó hasta ahora en el INC, dándole un carácter intersectorial, porque sumamos otros sectores gubernamentales y no gubernamentales, como sociedades científicas y también la sociedad civil, para pensar una línea de trabajo entre todos. En este Plan se va a explicitar qué se va a hacer, cómo, cuándo, cuánto, antes eso se hacía puertas adentro, ahora serán públicas y habrá también un plan de monitoreo de estas acciones para ver cómo nos va y a partir de los datos recolectados ver qué hay que cambiar o ajustar”, afirmó Julia Ismael, directora del Instituto Nacional del Cáncer del Ministerio de Salud de la Nación. La funcionaria definió a la “desarticulación” como la barrera más grande que tienen actualmente para mejorar el diagnóstico y tratamiento del cáncer en la Argentina. “A partir de los trabajos que se llevaron adelante, queda la sensación de que falta algo, y capaz está en la puerta de al lado. Por un lado hay equipamiento subutilizado, también hay personas insuficientemente entrenadas o que ocupan poco tiempo a la asistencia o trabajo en salud. El objetivo es lograr una articulación y reorganización del sistema de salud. Para eso no se necesita tanta inversión en recursos físicos como sí se precisa organizar y sistematizar procesos y controles de calidad de las acciones”, señaló Ismael. La fragmentación del sistema de salud argentino es un desafío en todas las especialidades. Sin embargo, en enfermedad como el cáncer, donde el diagnóstico temprano puede significar la diferencia entre la vida y la muerte, lograr la detección en las primeras instancias es clave. Ese será uno de los grandes desafíos: “Provincias como Buenos Aires, que es la más poblada del país, donde además cada jurisdicción tiene autonomía provincial y municipal, llegar a un acuerdo con todos los sectores –incluso los prestadores- es una articulación que lleva tiempo”, señaló Ismael. “La única manera de lograr que el cáncer aparezca en la agenda es con el debate. Es tiempo de decir las cosas como son. Los números son indicadores de una situación”, señaló la doctora Zulma Ortiz, ex ministra de Salud de la provincia de Buenos Aires y responsable de investigación en el Instituto de Investigaciones Epidemiológicas de la Academia Nacional de Medicina. Tamizajes para la detección temprana Dentro del plan, uno de los objetivos es llevar a todo el país la estrategia de tamizaje para VPH que hace cinco años se puso en marcha en Jujuy mostrando excelentes resultados. “En Jujuy, donde ya alcanzamos un 60% de tasa de cobertura con el test de VPH y hay una buena tasa de vacunación (la vacuna está indicada a los 11 años) la curva de mortalidad en mujeres por cáncer cérvicouterino está bajando”, señaló Ismael. Este plan ya se está implementando en otras siete provincias y la Ciudad de Buenos Aires. Cada año se producen 5.000 nuevos casos de cáncer de cuello de útero. En cuanto al cáncer de colon, las tasas de mortalidad comienzan a bajar cuando se alcanza con el tamizaje a entre el 30 y 40% de la población objetivo. “En este caso, como es un programa más reciente, con cobertura más dispar, nos propusimos ir sumando de a 10% anual con el objetivo de llegar a un 40% en cinco años”, señaló Ismael. Este programa está menos avanzado, con cobertura la provincia de Neuquén y en algunas ciudades de otras 13 provincias. De este tipo de cáncer cada año se producen en ambos sexos unos 13.500 nuevos casos. La estrategia para el cáncer de mama, del que se detectan 19 mil nuevos casos por año, apuntará a mejorar el equipamiento ya que tiene alto impacto en el diagnóstico: para eso se necesita una mamografía, una ecografía, luego se realiza una biopsia y debe intervenir un patólogo. “En este caso no estamos en la búsqueda activa, sino que apuntamos a que la mujer que contactó al sistema de salud obtenga mejores resultados, ofreciendo servicios de calidad”, dijo Ismael. El acceso al tratamiento oportuno transforma en curable la mitad de los casos de cáncer. Además, un 20% -aunque incurable- pude ser cronificado. Ante este panorama, lograr que todos accedamos a un diagnóstico a tiempo y al tratamiento apropiado es todavía una cuenta pendiente”, señaló el doctor Daniel Alonso, director científico del Laboratorio de Oncología Molecular de la Universidad Nacional de Quilmes e investigador del CONICET. Cuidados paliativos Según los datos presentados en el debate, apenas el 5% de las personas con cáncer acceden a cuidados paliativos. “La cultura del dolor es un serio problema en la Argentina. Sin duda es una deuda pendiente”, señaló Ortiz. Precisamente, ese es uno de los puntos innovadores que plantea el Plan. “Buscamos mejorar el acceso a los opioides por tres vías: por un lado se puso en marcha la producción pública de medicamentos opioides. Por otro, se buscó terminar con la barrera a la prescripción, con un sistema de receta electrónica para solicitar el medicamento mediante una plataforma digital. Por último, habilitamos un 0-800 gratuito para que los profesionales puedan hacer las consultas necesarias. Hay mucho tabú en los médicos que no se atreven o no saben manejar estos medicamentos y tienen temor a un error, para eso se habilita una línea de consulta”, agregó Ismael. “Queremos que cualquier médico los pueda prescribir. Que el primero que te vea te calme el dolor, eso un derecho universal”, cerró la especialista.

Dejá tu comentario:

Union Radio

Parlantes
Union digital