Internacionales

El Papa reconoce indignación y alejamiento de jóvenes por abusos sexuales en la Iglesia

El Sumo Pontífice analizó además que éstos "consideran la imagen de la Iglesia penosa e inclusive irritante".

Este martes, en su visita a Estonia, el Papa Francisco reconoció que los escándalos sexuales que involucran al clero católico provocan indignación entre los jóvenes que no perciben una condena lo suficientemente fuerte por parte de la Iglesia.

Los jóvenes “están indignados por los escándalos sexuales y económicos, ante los cuales no constatan una clara condena”, señaló frente a una audiencia de jóvenes, en su mayoría cristianos, invitados a un encuentro en una iglesia luterana.

El Papa señaló además que muchos jóvenes “consideran la imagen de la Iglesia penosa e inclusive irritante” y que por eso la Iglesia debe renovar el vínculo con ellos y escuchar mejor a una “generación de la imagen y la acción, más que de la especulación”. Sus declaraciones se dan a una semana de un “sínodo”, reunión de obispos del mundo entero que tendrá lugar en Roma dedicado a los problemas de la juventud.

La Iglesia católica se encuentra en la actualidad en medio de una devastadora crisis existencial, debido a la multiplicación de las revelaciones sobre abusos sexuales. Este martes, la Iglesia católica alemana presentó oficialmente sus disculpas tras la publicación de un informe abrumador, que versa sobre agresiones sexuales de muchos de sus miembros a más de 3.600 menores en el periodo 1946-2014.

Tras esta novedad, muchos obispos se encuentran en la mira de la justicia de su país por haber hecho la vista gorda, e incluso por haber trasladado a otras parroquias a sacerdotes pedófilos para alejarlos del escándalo.

Francisco todavía no respondió a las acusaciones incendiarias de un prelado italiano, Carlo Maria Vigano. quien acusa al Papa de ignorar durante cinco años los informes sobre los actos imputados al cardenal Theodore McCarrick, presentado como un depredador homosexual de jóvenes seminaristas y sacerdotes.

Finalmente, el cardenal estadounidense, de 88 años, fue acusado formalmente a finales de julio por un abuso sexual cometido en el pasado a un joven de 16 años. El papa lo excluyó inmediatamente del Colegio Cardenalicio, un hecho casi sin precedentes.

Dejá tu comentario:

Union Radio

Parlantes
Union digital