Sociedad

Una dura realidad ignorada por el intendente Páez

Se trata de Ayelén Quiroga, quien desde hace seis años le solicita al intendente, un terreno donde vivir con sus hijos (un niño de 4, otro de 12 y una nena de 9 años), uno de los cuales padece hemofilia.

La joven madre, actualmente vive en el distrito Choya, Andalgalá, en una pieza de 6 x 5, que fue construida tiempo atrás, donde duermen once personas. Pero al crecer sus hijos y comenzar a ser pequeño el espacio, Ayelén buscó ayuda en la Municipalidad, desde donde, algunas veces si, otras no, se la ayudó en su momento (antes de que se le diera el carnet por discapacidad al niño de 12 años), con boletos para que viaje a la ciudad capital para realizarle los controles de salud a su hijo.

Después de años de insistir con un expediente que le hicieron en el 2012 (año en el cual había disponibilidad de terrenos) y que “desapareció con el tiempo, no la encontraron más", cuenta la joven.Por este motivo, decidió volver a presentar una nota. "El año pasado hablé con el intendente personalmente pidiendo la donación de un terreno para poder darle un techo a mis hijos. Él (Alejandro Páez), me dio el 'si' e hice una nota y la presenté", contó.

Según detalló, después de tantas idas y vueltas, se da con que el expediente "estaba en caja" hasta hace dos meses atrás, cuando ella volvió a ver su documentación, ya que aún no fue respondida.

Cabe mencionar que desde la asunción del primer mandato de Páez hasta este año, la joven sólo pudo hablar con el jefe comunal "una sola vez", ya que "cuando quería hablar con el intendente, la mayoría de las veces no estaba o estaba ocupado", según expuso.

Sin respuesta a sus notas y sin beca

Esta joven, desde marzo fue dada de baja en el sistema de becas municipales sin motivo alguno, ya que si bien al comienzo prestaba servicio en la delegación de Choya, tiempo después tuvo que dejar de asistir por cuidar de su hijo más pequeño.

"Hablé con la señora de Personal y me dijo que presente historia clínica, que vaya actualizando", acción que no bastó para continuar con una beca de solo mil pesos.

"Hablé con Cativa, él me dio su numero pero no me contesta, hablé con la señora Ivana pero tampoco me atiende", dijo Ayelén que continúa insistiendo por una beca de ayuda económica.

Hoy en día, la familia subsiste con un pensión que le dieron en septiembre del año pasado a su hijo mayor, dinero que es destinado a comprar lo más básico de mercadería y solventar los gastos de la escuela de los tres niños.

 

Foto gentileza FM LA PERLA

Dejá tu comentario:

Union Radio

Parlantes
Union digital