Política

El FCyS-Cambiemos abandonó la sesión y el oficialismo sancionó otro proyecto antiplus

Los diputados opositores pedían que el proyecto sea tratado la próxima sesión para realizar un abordaje más amplio, pero el FJPV logró el apoyo de dos bloques unipersonales y aprobó la iniciativa con un recinto ocupado a medias.

En la sesión de ayer, la Cámara de Diputados dio media sanción a un nuevo proyecto de ley antiplus para los prestadores de la Obra Social de los Empleados Públicos. La media sanción surgió de la unificación de dos proyectos de las diputadas oficialistas, Cecilia Guerrero y Paola Fedelli y establece un mecanismo de sanción para aquellos profesionales que cobren un extra a los afiliados a OSEP, el mecanismo de la denuncia y también la posibilidad de que la obra social firme acuerdos con prestadores de manera individual si es que no existen entidades que los representen.

Previo a la sanción, los interbloques del FCyS-Cambiemos intentaron, sin suerte, trasladar el tratamiento de la iniciativa a la semana próxima y abandonaron la sesión antes de que el cuerpo se avoque a tratar el proyecto cuestionado.

Ya sin la primera fuerza opositora, pero con el apoyo de los dos bloques unipersonales de Unidad Ciudadana y Raúl Alfonsín, el Frente Justicialista para la Victoria logró la aprobación de la denominada ley antiplus.

Enojo opositor

Luego de retirarse del recinto, los legisladores de las dos vertientes del FCyS-Cambiemos cuestionaron al FJPV y explicaron por qué decidieron abandonar el recinto.

En rueda de prensa, los diputados sostuvieron que “el oficialismo incumplió con lo que establece el reglamento interno al rechazar una moción de preferencia para ser tratado el próximo miércoles, y tampoco quiso dar un debate de fondo para que, además de evitar el cobro del plus, también pudiésemos mejorar la OSEP”.

Si bien dijeron que estaban dispuestos a aprobar la ley antiplus, sostuvieron que habían otros puntos a los que se estaba llegando a un acuerdo, pero finalmente no se trataron. 

Así cuestionaron que no se haya modificado el artículo por el cual la iniciativa aprobada ayer establece que la obra social podría realizar convenios tanto con entidades representativas de los profesionales, o en forma particular con cada uno de ellos. “Esto claramente podría generar una implosión de las entidades representativas y una fragmentación de la representación de los prestadores”, advirtió  Rubén Manzi,

al tiempo que advirtió que esa medida “puede generar que en vez de un interlocutor existan muchos más, que los profesionales se reagrupen por especialidades y que el poder de negociación al final termine siendo peor”.

El segundo punto aludido por los opositores es que la responsabilidad de controlar que no haya cobro de plus, además de la OSEP, será de las entidades profesionales. “La obra social tiene un cuerpo de auditores, una estructura para generar el control, y si no lo controla es un problema de la administración de OSEP, no del Colegio de Bioquímicos, o del Colegio de Psicólogos o del Círculo médico”, detallaron.

Finalmente, el bloque de Cambiemos solicitó establecer una cláusula transitoria donde las órdenes de consulta alcancen el 80 por ciento del arancel mínimo ético.

Carlos Molina fue otro de los voceros de los legisladores y, tras opinar que “lo del plus no soluciona el problema de OSEP, criticó a la conducción de la obra social porque “no envió ninguna auditoría de todas las que les hemos pedido. Nadie sabe cuánto gasta, cuánto recauda, cuántos empleados y nadie sabe qué hace con la plata y quieren correr el eje hacia el plus como si los culpables fueran los médicos. El problema es la administración de la OSEP y ese es el debate que había de quedar”.

Dejá tu comentario:

Union Radio

Parlantes
Union digital