Sociedad

Asadaso real: cinco corderos en platos de oro para el príncipe saudita en Argentina.

Los asadores que trabajaron todo el día en la embajada de Arabia Saudita dieron detalles de lo que comió la comitiva. "Había de todo y abundante"

Fue el personaje del día antes de que arranque con la Cumbre del G20. El príncipe heredero de Arabia Saudita Mohamed bin Salman estuvo en el centro de las miradas. En principio, porque fue la primera personalidad en llegar al foro internacional. Pero, sobre todo, porque Human Rights Watch lo denunció en Buenos Aires por violación a los derechos humanos. Esta noche se supo que durante su primera jornada en el país comió junto a las 35 personas que lo acompañan un gran asado.

Javier, uno de los mozos que estuvo en la Embajada de Arabia Saudita donde está alojado bin Salman, contó que el asado incluyó cinco corderos, chivito, asado al asador, ojo de bife, bife de chorizo y bife de lomo, todo servido en platos de oro. "Había de todo y abundante. Son muy exquisitos en todo. Había unas 35 personas y alcanzaba con dos corderos, pero esta gente comió cinco", aseguró.

El asador también comentó que le prepararon achuras, pero como llegaron a la mesa, volvieron a la parrilla. "No las supieron disfrutar. Eso sí, vinieron hasta donde estábamos asando para sacarse fotos. Nos vinieron a visitar", recordó.

La seguridad era un tema crucial. Cada uno de los mozos que trabajó durante toda la jornada allí tuvo prohibido tener celulares encima. "No te dejan mucho para hacer, te revisan todo, hasta los bolsillos. Nos sacaron los teléfonos para evitar filmaciones", detalló. Además precisó que para moverse por el lugar tenían que pasar por un escáner anti-armas.

La principal medida para proteger a bin Salman es testear la comida que ingiere el príncipe: "Revisaron toda la comida antes de que llegara a la mesa. Toda la mercadería se analizó y probó especialmente".

Dejá tu comentario:

Union Radio

Parlantes
Union digital