Sociedad

Conocé "La Bestia" de Donald Trump con la que circula por la Capital

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, trajo a Buenos Aires en el marco de la Cumbre del G20 en el Cadillac One con anti explosivos que utilizó Barack Obama desde el primer día de su mandato. Apodado "La Bestia", es uno de los automóviles más seguros del planeta.

Trump ya tiene lista su propia "Bestia", una limusina Cadillac que estrenó en septiembre, en Nueva York.

De este modo, será la segunda visita a la Argentina de la "Bestia". La primera fue en 2016, cuando el expresidente demócrata Obama pisó el territorio nacional para reunirse con Mauricio Macri. En aquel entonces, se la descubrió en una estación de servicio de Retiro mientras le cargaban nafta.

Si bien está basado en un Cadillac DTS de serie, el auto en el que se trasladará Trump tiene poco y nada de un auto "común". Más que un auto, es un tanque sobre ruedas: está desarrollado sobre la estructura de un camión.

Tiene carrocería y chasis reforzado para soportar un ataque, además de contar con tubos de oxígeno y sangre del grupo y factor del presidente norteamericano. Resiste explosiones de bombas y disparos de armas de guerra. Adentro pueden viajar hasta siete pasajeros.

Por estar blindado, su peso es elevado y eso no le permite ir muy rápido: alcanza una velocidad máxima de 97 km/h. Esto explica también su consumo astronómico, que ronda los 29 litros de nafta cada 100 km. Como referencia, un auto urbano "normal" gasta, en promedio, entre 8 y 10 litros cada 100 km (varía según la velocidad y el tipo de conducción, principalmente).

Este modelo híbrido tiene la silueta de un Cadillac CT6 (el auto estrella de la marca estadounidense), la robustez de un "todoterreno" y las dimensiones de una limusina (tiene una longitud de casi 6 metros).

La carrocería está fabricada en una combinación de aluminio, acero, titanio y cerámica. Las puertas, por ejemplo, tienen un grosor de unos 20 centímetros, con un peso similar a las de un Boeing 757. El interior queda totalmente sellado con el objetivo de resistir a posibles ataques bioquímicos.

​Además, cuenta con un sistema automático de extinción de incendios, cerraduras especiales y cámaras de visión nocturna.

Una gruesa plancha de acero reforzado protege la zona baja del vehículo de posibles explosiones. A su vez, el tanque de combustible está recubierto de una espuma especial. En materia defensiva, la limusina presidencial está equipada con cañones de gas lacrimógeno y armas de distintos calibres. Las ruedas, por su parte, están diseñadas para circular incluso con los neumáticos reventados.

En caso de urgencia médica, la Bestia 2.0 está dotada con botiquín de primeros auxilios, equipos de oxígeno, y hasta con bolsas de sangre compatibles con su grupo sanguíneo por si hubiera que realizarle alguna transfusión de urgencia. En el habitáculo también existe un "botón del pánico" para pulsar en caso de emergencia.

Para no ser menos, el presidente ruso también recurrió a su industria nacional para moverse con seguridad. Después de usar blindados de Mercedes-Benz, Vladimir Putin ahora se mueve en una limusina de Aurus Kortezh, una nueva marca de autos fundada en Rusia y que tiene sede en Moscú.

Dejá tu comentario:

Union Radio

Parlantes
Union digital