Política

Río Negro define a su nuevo gobernador tras una campaña atípica

Con Cambiemos relegado a un tercer lugar, el intendente y candidato peronista pelea con la postulante impulsada por el gobernador Alberto Weretilneck.

Este domingo en Río Negro se producirá la segunda escala provincial de las elecciones generales 2019, en un escenario que en la previa estuvo marcado por la judicialización de la candidatura del actual gobernador Alberto Wertilneck (inhabilitada finalmente por la Corte Suprema), y donde ahora la disputa está centrada entre el oficialismo, representado por Arabela Carreras, y el FpV, con Martín Soria a la cabeza.

Cambiemos, que lleva a Lorena Matzen como líder de la fórmula, tendrá en la contienda un papel menor en lo numérico, aunque -como en los comicios de Neuquén del 10 de marzo- el papel de la Casa Rosada podrá ser clave respecto de sus estrategias de apoyo.

Unos 550 mil rionegrinos están habilitados para votar a una de las siete listas que presentan aspiraciones para gobernar la provincia en un clima que se presume veraniego, con sol y 30 grados. Por lo menos en el Alto Valle, que ya palpita las elecciones. Cipolletti, fortaleza de Weretilneck -figura del oficialismo aún desde un lugar satelital- y General Roca, pagos que gestiona Soria, están a 40 kilómetros de distancia en la región frutícola de la provincia. Es en esa línea donde se concentra la tensión. Allen, capital de la pera, se encuentra a mitad de camino y allí, en su pueblo, esperará resultados la diputada nacional Matzen.

Los indicadores geográficos no son apenas contextuales: se amalgaman con los significados políticos. La ubicación de Matzen entre ambas puntas puede ser vital, ya que si sus votantes radicales se mantienen firmes en Cambiemos, bajará el caudal del gobernante Juntos Somos Río Negro (JSRN), con quien comparte electorado.

Por eso, se especula con que la Casa Rosada prefiera el voto útil. Es decir, que Matzen se desinfle para garantizar la continuidad de JSRN, un buen aliado de Mauricio Macri. O, por la negativa, bloquear la victoria del FpV, una imagen que en el camino a octubre el Gobierno nacional prefiere evitar. Cartas similares a las jugadas en Neuquén, donde el radical Horacio “Pechi” Quiroga perdió respaldo nacional ante el cuco (magnificado desde Buenos Aires) del peronista Ramón Rioseco, quien parecía amenazar al MPN. Finalmente, Omar Gutiérrez fue reelecto. Un indicio: no hubo funcionarios de Macri junto con Matzen en la recta final al 7 de abril.

La campaña rionegrina fue atípica, con más abogados que debates: la decisión de Weretilneck de ir por un nuevo mandato pese a las trabas constitucionales eclipsó la agenda y recién hubo una salida a casi dos semanas de ir a las urnas. El máximo tribunal puso fin a la aventura reeleccionista y entonces hubo un corrimiento en la fórmula: Carreras, barilochense y ministra de Turismo, pasó al primer lugar del cartel. Alejandro Palmieri, roquense y exresponsable de Hacienda de Carlos Soria, salió de la lista de diputados para completar la dupla.

Tampoco son menores los pasaportes. Bariloche es la ciudad más poblada, y allí JSRN espera ganar la elección. Palmieri, de Roca, podrá restarle porotos al bastión de Soria.

Según las encuestas que maneja JSRN y la Casa Rosada, hoy Carreras aventajaría por 10 puntos a Soria, aunque hay más de un 15% de indecisos para los comicios donde también están en juego las 46 bancas de la Legislatura. Por eso, Weretilneck, el DT de JSRN aún desde afuera de la fórmula, no pidió postergar la fecha, ni Carreras tuvo la exposición que se suponía. “Así como marchan las cosas, la gente identifica el verde de la boleta con Weretilneck, Arabela mantiene el caudal de Alberto”, dicen en el oficialismo. Es decir, al contrario de lo que marca la lógica estándar, la idea fue no sobreinstalar a la reemplazante contrarreloj, y sí mantener su figura asociada al gobernador. Y, así, cuanto menos tiempo entre el fallo de la Corte y las urnas, mejor. La palabra clave: continuidad.

En línea con esa táctica, no habrá para Carreras un cierre de campaña tradicional. Se recluirá en Bariloche hasta el domingo. Incluso, su búnker estará en esa ciudad, mientras que Weretilneck se quedará, como es costumbre, en Cipolletti.

Tampoco habrá un acto de Soria, que tuvo ayer una caminata en Roca junto con su compañera de fórmula, Magdalena Odarda. Hoy seguirá de recorrida en Bariloche, pero tampoco habrá escenario. Matzen, por su parte, tuvo un cierre formal, que se desarrollaba anoche, en Roca.

El FpV de Soria elude los sondeos oficialistas y se ve ganador. “El que gana no difunde encuestas, está más tranquilo”, dicen desde el círculo de confianza del intendente de Roca. Y sus mayores esperanzas vienen de las PASO 2017 para las legislativas nacionales. Allí compitieron directamente las tres fuerzas y fue María Emilia, hermana de Martín, quien logró superar el 40%, contra menos del 20% de Cambiemos y JSRN. Para las generales, el oficialismo bajó sus listas y los Soria consolidaron la victoria. Aunque funcionarios de Weretilneck separan las aguas. “Iban a votar a Cristina o a Macri, aunque ninguno de los dos estaba en ninguna boleta. Esto es distinto, porque es una elección provincial”, sostienen.

Por lo pronto, Soria, quien amplió su frente para esta contienda y desplazó al PJ de Miguel Pichetto (el senador juega ahora también desde lo formal para el oficialismo), no tuvo foto con Cristina de Kirchner, como sí la había tenido Rioseco. En la práctica, le sienta bien a Soria. Menos argumentos para el Gobierno nacional de forzar el voto útil a JSRN aún a riesgo de un resultado flaco para Cambiemos.

Dejá tu comentario:

Union Radio

Parlantes
Union digital