Internacionales

Ecuador: nueva movilización y Lenín Moreno que insiste que no renunciará

Este miércoles en Quito el movimiento indígena ecuatoriano, que estuvo tras el derrocamiento de tres gobiernos entre 1997 y 2005, pretende hacer sentir su fuerza. La tensión aumenta y el presidente de ese país, Lenín Moreno, dejó claro que ninguna presión lo hará dimitir, tras asegurar días antes que no dará marcha atrás las medidas que desataron la crisis. "No renunciaré bajo ninguna circunstancia”, sentenció.

El mandatario, que fracasó en su intento de contener la marcha hacia la capital mediante un régimen de excepción y el despliegue de militares, hizo las declaraciones desde Guayaquil. A esa ciudad se vio obligado a trasladar su gobierno luego de abandonar la capital ante el asedio al palacio presidencial de Carandolet.

El martes, manifestantes avanzaron sobre Quito desde varios puntos de Los Andes y se instalaron en El Arbolito, un parque próximo a las desocupadas sedes del gobierno y del legislativo.

En medio del conflicto, Moreno acusó al expresidente ecuatoriano Rafael Correa y al jefe de Estado venezolano Nicolás Maduro de dirigir un supuesto plan de desestabilización. Ambos negaron las acusaciones. El primero propuso nuevas elecciones y el segundo simplemente se burló: "Ayer salió el presidente (de Ecuador) a decir que lo que está pasando allá es culpa mía, que yo (...) muevo mis bigotes y tumbo gobiernos".

A pesar de responsabilizar a esos dirigentes políticos, Moreno expresó el lunes su disposición a dialogar con las comunidades indígenas, que le exigen al mandatario que detenga el desmonte de los subsidios acordado con el Fondo Monetario Internacional (FMI) a cambio de un préstamo por 4.209 millones de dólares.

"Ya hemos tenido los acercamientos respectivos; hemos conversado con algunos de sus dirigentes", dijo Lenin Moreno el martes por la noche, cuando saludó a soldados que protegen un puente en Guayaquil.

Las protestas que estallaron por el fin de los subsidios -pactado con el FMI- y la consecuente alza de hasta 123% en los combustibles desataron más caos y golpean sensiblemente la producción petrolera debido a la toma violenta de pozos en la Amazonía.

Policías y militares desalojaron este martes a manifestantes que asaltaron por un breve lapso la sede del Congreso en Quito.

 

Dejá tu comentario:

Union Radio

Parlantes
Union digital