Política

El exmandatario boliviano: “México me salvó la vida”

El expresidente de Bolivia, Evo Morales, llegó ayer a México en condición de asilado político, advirtió que “mientras tenga la vida” seguirá actuando en política, y aseguró que el “golpe de Estado” que terminó con su gobierno no le hará cambiar su postura ideológica.

“México me salvó la vida”, sostuvo Morales, poco después de tocar suelo, a las 14 de Argentina, en el aeropuerto Benito Juárez, adonde llegó después de un accidentado viaje con una escala en Paraguay a bordo de un avión de la Fuerza Aérea Mexicana y acompañado por el exvicepresidente, Álvaro García Linera y una pequeña comitiva.

Fue recibido por el canciller Marcelo Ebrard, quien le dio la bienvenida en nombre del presidente Andrés López Obrador y el pueblo mexicano.

“Aquí gozará de libertad, seguridad e integridad, que son las causas que nos animan”, apuntó Ebrard, pieza vital en las gestiones para que Morales consiga el asilo en ese país.

Apenas bajó del avión, Evo Morales  ratificó que fue víctima de un “golpe de Estado político-cívico al que luego se sumó la Policía nacional”. “Para que no haya más sangre, más enfrentamientosm hemos decidido renunciar”, añadió.

Comentó que después de los comicios del pasado 20 de octubre, en los que según los tribunales electorales logró la reelección en primera vuelta, hubo en Bolivia quema de actas electorales, urnas, sedes sindicales, casas de autoridades y saqueos, algunos en propiedades del mismo expresidente y de familiares.

Dejá tu comentario:

Union Radio

Parlantes
Union digital