Política

Ayer, Alberto Fernández y Mauricio Macri participaron del oficio religioso en Luján

El futuro jefe de Estado resaltó que la iglesia hizo “un enorme esfuerzo para unir a los argentinos”.

A un poco más de 24 horas del inicio del cambio de Gobierno, Macri y Fernández participaron en primera fila de una misa en la Basílica de Luján, de la que no participó la vicepresidenta electa, Cristina Fernández de Kirchner.

El presidente electo concurrió a la misa, que duró poco más de una hora, acompañado por su pareja, Fabiola Yañez, al igual que Macri que asistió junto a su esposa Juliana Awada.

En declaraciones a la prensa, el futuro jefe de Estado resaltó que la Iglesia ha hecho “un enorme esfuerzo para unir a los argentinos”.

El presidente electo, Alberto Fernández, afirmó este domingo que “el secreto es respetarnos, no pensar igual”, al finalizar la misa por la “paz y la unidad” en la Basílica de Luján.

“Fue una misa muy emotiva y muy linda. Es una aprendizaje para todos los argentinos. Llegó la hora de estar juntos para siempre. Debemos respetarnos, el secreto es respetarnos, no pensar igual”, enfatizó Fernández al retirarse de la celebración religiosa.

Tras intercambiar un saludo a puertas cerradas, Macri, Fernández y sus respectivas parejas caminaron por un pasillo vallado que los separaba de los peregrinos que participaron de la misa, y ocuparon el centro de la primera fila.

La celebración religiosa se hizo en la calle, con un escenario montado de espalda a la Basílica.

El sol agobiante del mediodía se hizo sentir y para paliarlo, cuando apenas había comenzado la ceremonia religiosa, le acercaron a Macri un vaso descartable con agua fresca.

Tras dar algunos sorbos, el Presidente le pasó el vaso a Fernández, que tomó un trago gustoso cuidando de dejar un poco de agua para su pareja, que terminó la bebida sin disimular la gracia que le causó la situación.

Rápidamente, un asistente del Frente de Todos le acercó a Fernández una copa de vidrio con agua saborizada de pomelo, la preferida del presidente electo, quien tras tomar un sorbo repitió la cortesía y se la pasó a Macri.

En el comienzo de la misa, hubo un momento de tensión cuando desde atrás del escenario se escuchó gritar a un grupo de “celestes” consignas contra el aborto, sin que la situación llegara a mayores.

Dejá tu comentario:

Union Radio

Parlantes
Union digital