Policiales

Los rugbiers Guarino y Milanesi fueron liberados pero seguirán siendo investigados

La fiscal Verónica Zambroni consideró que los jóvenes de 19 y 20 años respectivamente no fueron ubicados en el grupo agresor. Pidió la prisión preventiva para los ocho.    

La fiscal Verónica Zambroni pidió este lunes la liberación de dos de los rugbiers detenidos por el crimen de Fernando Báez Sosa, el joven asesinado en la puerta de un boliche de la localidad bonaerense de Villa Gesell, y la prisión preventiva para otros ocho.

La fiscal a cargo del caso considera que tienen que ser liberados Alejo Milanesi, de 20 años, y Juan Pedro Guarino, de 19, quienes no fueron ubicados en el grupo agresor, indicaron fuentes judiciales.

En tanto, se pidió la prisión preventiva para Luciano Pertossi, de 18 años; Ayrton Viollaz, de 20; Alejo Milanesi, de 20; Blas Cinalli, de 18; Máximo Thomsen, de 20; Enzo Comelli, de 19; Ciro Pertossi, de 19, y Lucas Pertossi, de 20.

Los arrestados permanecían alojados en la Unidad Penal de Dolores en una celda con camas cuchetas y un único baño, separada del resto de la población carcelaria.

En este marco, el fiscal general de Dolores, Diego Escoda, aseguró que “es probable” que hoy mismo recuperen la libertad Alejo Milanesi y Juan Pedro Guarino, los dos imputados del crimen de Fernando Báez Sosa para quienes la fiscal pidió la libertad, y anunció que esperan poder llevar a juicio a los acusados en el transcurso de “este año”.

“Si la fiscalía solicita la libertad, el juzgado tiene que resolver en ese sentido. El plazo de cinco días es para analizar los pedidos de prisión preventiva de los (otros) ocho”, dijo Escoda en una conferencia de prensa realizada en la Fiscalía General de Dolores.

Escoda inició la conferencia confirmando que la fiscal Verónica Zamboni pidió la prisión preventiva para ocho de los acusados y el cese de la detención para Milanesi y Guarino, aunque aclaró que en su caso “quedan todavía sometidos a proceso”.

“Milanesi y Guarino no fueron reconocidos ni por los testigos ni por las cámaras en la escena del crimen. Si bien tenían algunas lesiones no se pudo al momento vincular que esas lesiones hayan sido producidas en virtud de este hecho y por lo tanto no existen elementos suficientes para mantener la detención”, explicó.

Sobre la calificación legal pretendida por la fiscal para los otros ocho acusados, Escoda informó que es la de “homicidio agravado por el concurso premeditado de más de dos personas” y aclaró que, según la acusación, dos de los imputados -Máximo Pablo Thomsen y Ciro Pertossi-, están considerados como “caoautores” y los otros seis como “partícipes necesarios”.

Sin embargo, Escoda aclaró que “es una resolución mutable” y por lo tanto “puede reformularse una coautoría funcional y puede atenderse algún planteo que haga el particular damnificado respecto al cambio de calificación”.

En ese sentido, al hacer mención “homicidio por placer” -agravante que pretenden instalar el abogado de la familia de la víctima, Fernando Burlando-, Escoda explicó que “es una figura que viene del derecho penal alemán” que implica “el placer por la destrucción de una vida humana” y que “son pericias psiquiátricas y psicológicas las que determinan esto”, aunque afirmó que “de haber algún pedido será analizado seriamente”. 

El fiscal general afirmó que en el expediente “hay mucha prueba incorporada y mucha prueba para producirse” y entre ella mencionó que restan conocerse “los análisis de cotejos de ADN y pericias como la scopométrica y químicas”.

Por ello, Escoda estimó que quedan entre “dos o tres meses” de instrucción, pero anunció que desde la fiscalía harán el intento de que el juicio “se haga en el curso de este año”.

El crimen de Báez Sosa (19) ocurrió la madrugada del sábado 18 de enero pasado frente al mencionado boliche, ubicado en pleno centro de Villa Gesell, y ese mismo día los diez rugbiers fueron detenidos en una casa que alquilaban a pocas cuadras de allí.

En el marco de la misma causa también estuvo detenido como "partícipe necesario" el remero Pablo Ventura (21), oriundo de Zárate al igual que los 10 rugbiers, pero fue excarcelado por falta de pruebas cuatro días después del hecho y la semana pasada quedó sobreseído por orden del juez Mancinelli.

Dejá tu comentario:

Union Radio

Parlantes
Union digital