Columnistas | Panorama UrbanoMartes, 23 Agosto, 2011 - 10:19

Impresiones de viaje de un urbanista

Por Basilio Bomczuk (*)

Hace un par de semanas -con motivo de las XIII Jornadas Inter-escuelas de los Departamentos de Historia, organizadas por la carrera de Historia de la facultad de Humanidades de la Universidad Nacional de Catamarca- visitó SFVC, el arquitecto y urbanista Guillermo Tella.
El profesional, graduado en la Universidad de Buenos Aires, ha realizado estudios de posgrado en Planificación Urbano-Regional en Buenos Aires y Ordenamiento Territorial Metropolitano en Madrid. Es Profesor e Investigador en el ámbito de la Universidad de Buenos Aires. Realiza tareas docentes en Planificación Urbana y dirige proyectos de investigación en el Instituto Superior de Urbanismo. Asimismo, desarrolla su actividad académica en el Instituto del Conurbano de la Universidad Nacional de General Sarmiento, y en el Departamento de Planeamiento Estratégico de la Universidad de Palermo. También ha escrito innumerables libros sobre su especialidad.
Tella hizo un recorrido por el casco histórico y las afueras de SFVC, acompañado de un grupo de estudiantes del Taller de Diseño Arquitectónico V de la Escuela de Arquitectura de la Universidad Nacional de La Rioja. Estos harán -como ejercicio de taller- una propuesta urbano-arquitectónica en el predio de la Estación Capital del ex ferrocarril.
Aprovechando la estadía de Tella, lo invitamos al programa de radio A vos Ciudad, para que nos transmita sus impresiones luego de la visita a nuestra ciudad. Generosamente, nos dejó algunas impresiones de viaje para reflexionar.
Para comenzar, se refiere a cuestiones generales: “SFVC es una ciudad maravillosa, de muy agradable escala y de alta calidad de vida. Cuenta con una sociedad amigable e integrada, con una estructura homogénea y equilibrada, con un escenario natural impactante y omnipresente, y con una arquitectura refinada para enorgullecerse. Sin embargo, existen algunos aspectos problemáticos sobre los cuales considero conveniente comenzar a reflexionar respecto de su configuración territorial”.
En primer lugar, con respecto al ordenamiento circulatorio, dice: “La ciudad debe desplazar al automóvil del casco histórico, para descomprimirlo, para liberarlo, para evitar su deterioro y para favorecer mayores peatonalidades. Lo acontecido en torno a la Iglesia de San Francisco es buen ejemplo de ello”.
En segundo lugar, no puede dejar de mencionar los procesos especulativos, cuando señala: “Resulta imperioso establecer y aplicar reglas de juego claras, susceptibles de detener la preocupante sustitución de piezas arquitectónicas de valor patrimonial. La pérdida de obras edilicias del maestro Luis Caravati da cuenta de lo expuesto”.
En tercer lugar, el crecimiento expansivo lo lleva a decir: “Se está produciendo una ocupación extensiva del suelo, con parcelamiento suburbano sin consolidación y de fuerte dependencia con el centro. Es necesario entonces impulsar políticas de completamiento del tejido que limiten la expansión difusa.”
Y por último, no pudo dejar de mencionar al turismo cultural urbano: “Tanto para foráneos como para los propios locales, es indispensable promover turísticamente a la ciudad a partir de su patrimonio cultural, mediante los circuitos Caravati, Art Decó, eclesiásticos y demás acervo que atesora”.
Nos quedamos, para finalizar, con la reflexión que nos deja al concluir la entrevista radial: “Desde esta perspectiva, de cara a la próxima década, SFVC tiene entre manos un doble desafío a afrontar: por un lado, cómo reposicionarse más competitivamente en el escenario regional, poniendo en valor las preexistencias y diversificando la oferta cultural; y por otro, cómo recuperar un sentido de pertenencia que le devuelva aquel orgullo perdido al residente tradicional, fortaleciendo los rasgos identitarios que lo consagraron como tal. Casi sin darnos cuenta, hoy comenzamos a construir la ciudad del 2020. ¡Tenemos buena tarea por delante!”.

(*) Arquitecto - www.avosciudad.com

Comentá esta nota