ColumnistasMiércoles, 7 Diciembre, 2011 - 08:52

Llegó la hora de partir…

Por Adrián Aráoz

Se cierra la Casa de Gran Ricardo. Finalmente, el día que concluye la gestión de RG ha llegado. Hoy los funcionarios integrantes de la Casa de Gran Ricardo, la más famosa de la ciudad, asistirán a sus cómodas oficinas y contarán con todos sus beneficios por última vez, algo que seguramente quedará en el recuerdo de los que se van… una gestión termina, otra comienza.
Los vecinos de San Fernando del Valle de Catamarca tendrán la oportunidad, con el tiempo, de saber cuál fue o es la mejor, solo será cuestión de esperar… pero lo cierto es que hasta aquí llegó Gran Ricardo, junto con sus colaboradores que dejaron muchísimas anécdotas entre buenas, malas, lindas y feas para contar y recordar.
Hay quienes se animan a decir que muy pronto volverán, hay otros que en cambio se despiden para siempre de la gestión pública…
Eso se sabrá en 4 años, cuando las cartas en la ciudad se vuelvan a repartir, por hoy la mesa está servida, y a partir del lunes se comenzará a ver el juego ganado por don Raúl, quien enfrentará una etapa quizás más importante de sus últimos años…

La última cena
El viernes por la noche, los colaboradores actuales y los que pasaron por la gestión RG homenajearon al lord mayor de la ciudad con una cena en un lujoso hotel céntrico, como gesto de agradecimiento y despedida a gran Ricardo. Comentan los pajaritos que el servicio fue de primer nivel, con vinito y champaña… todo bien regadito.
No todos estuvieron en el lugar… los ausentes más destacados fueron algunos muchachos que en los últimos tiempos fueron protagonistas de este panorama, el “ex glamour” José Echevarría y el amigo “Cacho” Nieto, entre otros…
La fiesta comenzó alrededor de las 22.00, y hay quienes aseguran que se extendió hasta casi el amanecer; el clima a pesar de todo era alegre y festivo…
Las primeras en llegar fueron las tres mosqueteras de la primera dama de la ciudad (Rosita, Graciela y Analía), quienes estuvieron en cada detalle del evento. Luego llegó el ingeniero viajero Marcelo Mari junto con su equipo de la secretaría de Obras y Servicios Públicos que coparon una mesa alejándose del resto, solo faltaba glamour.
Poco a poco fue llegando el resto, algunos solos, otros acompañados, como en el caso de Adrián Bulacios, el director de Recursos Humanos Cristian Vincenti y el ex hombre de la lancha, Sergio Ramos, quienes llegaron con sus respectivas señoras,
También fue notoria la presencia del concejal Luis Fadel, quien llegó acompañado por su único y fiel soldado, el joven líder Bazán. Cuentan los asistentes al evento que ambos fueron el centro de atención al ingresar al salón ante la mirada de la platea femenina, quien suspiraba con la presencia de los muchachos que vestían glamorosamente. También aseguran algunos que el “cebolla” se habría reencontrado con una ex funcionaria de Educación, con quien habría compartido una relación amorosa años atrás, situación que puso muy nervioso al joven.
En definitiva muchos fueron los concurrentes, hasta el emperador de la ciudad no quiso perderse la última cena. Dicen que el hombre estaba exultante por las burbujas del champagne.

El último baile
Entre “vinitos” y “postre” compartieron los discursos de agradecimiento y luego llegó el gran momento del baile. Cuentan los pajaritos que los más destacados fueron “Pachano” Maturano y la ex directora de Educación, y que ya estarían listos para el Bailando por un Sueño.
La pista estaba repleta, hasta RG, Juan “Pitufo” Cerezo y el ingeniero Mari movieron el cuerpo. Mientras tanto, los otros muchachos funcionarios, denominados el grupo de los “militantes”, aprovecharon que las luces se apagaron para salir del lugar sin que nadie los vea y se fueron silbando bajito por los pasillos; otros se quedaron en la mesa, y como dijo "La Mona" Giménez, “se tomaron todo el vino”…
Al parecer la fiesta fue de lujo, y lo más sorprendente (o casi inexplicable) es que no fue pagada por la municipalidad, por lo que cada uno tuvo que aportar para su tarjeta, algo que sería como un milagro en ocho años de gestión.
Hoy las luces de la Casa de Gran Ricardo se apagan y este panorama sigue con las luces encendidas!!! El lunes las lamparitas de don Raúl se prenderán para desandar los próximos 4 años; sin dudas, en la gestión que se viene habrá muchos más pajaritos y mucha tela para cortar.

En la última cena, luego de las palabras de RG hubo ojos llorosos, principalmente de Piro Vaccaroni, Darío “Coquito” Melar, mientras que Adriancito Bulacios y el amigo Fabián Galíndez tenían la mirada brillosa y estuvieron al borde de las lágrimas.

Comentá esta nota