ColumnistasSábado, 18 Febrero, 2012 - 10:17

¡Qué “tortazo” les pegó en el Argentino ´58!

Por Leo Romero (*)

Entre los saldos y retazos que celosamente guardamos los periodistas en nuestros destartalados y sufridos muebles de archivo, siempre aparecen lindos recuerdos que movilizan nuestros sentidos y permiten rescatar las trayectorias de grandes figuras del deporte local. De este modo, nos deleitamos con los comentarios de colegas que, en el nivel nacional, dejaron testimonio de la brillante actuación que le cupo al basquetbolista catamarqueño Julio Felipe del Valle Hausberger, durante la realización del Campeonato Argentino de selecciones, realizado en abril de 1958 en la provincia de Santa Fe. En esa edición número veinticinco del ex “más argentino de los campeonatos”, como lo bautizara el periodista Salustiano González, el recordado “Torta” Hausberger se consagró como goleador de la competencia, clavando un total de 171 tantos en siete partidos, con promedio de 24,4. Un verdadero “tortazo” para los integrantes de las demás delegaciones, en especial de aquellas que eran verdaderas potencias en la especialidad.
Una crónica del diario porteño “La Prensa” advirtió sobre las sobresalientes aptitudes técnicas y capacidad de goleo del pibe nacido en filas del Club Atlético Montmartre (hoy desaparecido) y de apenas 19 años de edad. Y no se equivocó su enviado especial. Aunque terminamos lejos del campeón Capital Federal, ocupando la decimocuarta posición, nos dimos con el gusto –y el lujo- de traer para casa la distinción al jugador más efectivo del certamen. Hausberger desplazó a un segundo plano al salteño Oscar Eduardo Parra, al correntino Pedro “Pilú” Gómez, al santafesino Orlando Peralta y al chaqueño Wilfredo Simoni, quienes también aspiraban a quedarse con dicho galardón.
El periodista Carlos Fontanarrosa resaltó en la revista "El Gráfico" de Capital Federal, que “quedó la impresión general de haberse visto un torneo verdaderamente juvenil, con escasos veteranos, y -lo que es más importante- sin equipos veteranos".
Otro especialista, Piri García, por su parte, en una nota retrospectiva que publicó en el mismo medio, destacó precisamente la cantidad de figuras nuevas que se vio en Santa Fe. Por ejemplo: los cordobeses Marcelo Farías y Cleodomiro Oliva, el santiagueño Gustavo Chazarreta, los sanjuaninos Guillermo Riofrío y Leopoldo Benegas, los santafesinos Juan Luis Sabatini y Miguel Carrizo, el tucumano Zoilo Domínguez y el mendocino Luis Armendariz.
Nuestro seleccionado contó en sus filas, además de Hausberger, con el aporte de Miguel Angel Andreatta, León Aibar, Héctor Castro, Hugo Gómez, Reymundo Lobo, Oscar Quinteros, Humberto y Víctor Quiroga, José Robledo, Juan Carlos Sánchez y Ramón Toledo. El director técnico fue Plácido Stassuzzi y el profesor Ramón R. Castillo, ex gran jugador y flamante titular de la Federación, presidió la delegación. Instalado en la ciudad de Córdoba, “El Torta” Hausberger se incorporó al plantel superior de Universitario, donde desplegó una carrera deportiva de alto vuelo, elogiada por la prensa de esa provincia.
Volviendo a su actuación en el Argentino de Santa Fe, Hausberger, en una entrevista periodística realizada por nuestro Diario "LA UNION", en esa oportunidad, dio una cátedra de simpleza y lógica cuando le pidieron que explicara su logro: "Jugué como siempre. Lo que ocurrió fue que tuve más oportunidades que mis compañeros para efectuar lanzamientos. Eso fue todo”. Una muestra cabal de su humildad, rasgo que enaltecía su don de caballero del deporte. Cabe destacar que en ese torneo se puso en vigencia la nueva normativa de la CABB para designar a las preselecciones nacionales, basada en el equipo y en el entrenador del campeón. El goleador ambateño fue designado entre los titulares. En la agenda internacional, como competencia más importante, se avecinaba el Campeonato Mundial de Chile, que finalmente se realizó en enero de 1959. Hausberger, finalmente, no quedó en el plantel, pero en el Argentino de Neuquén 1959 fue preseleccionado nuevamente, esta vez para los Juegos Panamericanos de Chicago. Nuestro país, a la postre, no participó.
Juan Daniel Cisneros, compañero en Universitario y luego periodista expresó que "fue un ser humano muy bueno. Nunca vi tirar un gancho a la carrera y de tan lejos como lo hacía Julio. Medía 1,93 m. Hoy sería un ala pivote, un cuatro. Poseía buenos movimientos, era flojo defensor pero, por naturaleza, se destacó como un gran encestador. Tenía una particularidad: no veía casi nada, sin embargo no usaba anteojos ni lentes de contacto. Cuando el partido se ponía picante, me preguntaba cómo íbamos, porque no distinguía el tablero con el tanteador... Fue un entrañable amigo y una excelente persona, dejó un gran recuerdo en todos quienes lo conocimos".
Julio Felipe del Valle Hausberger, un querido amigo de quien escribe esta columna, falleció joven, por un ataque cardíaco, el 15 de enero de 1988, poco antes de cumplir 49 años. El Club Atlético Universitario de Córdoba, en una nota de adhesión al duelo, calificó: "Vidas como las de Julio Hausberger sirven de ejemplo y guía a las jóvenes generaciones y honran a la entidad en la cual militó con tanto éxito".

(*) Periodista deportivo.
Ex jefe de Deportes de LA UNION.
Socio fundador del Círculo de
Periodistas Deportivos de Catamarca.

Comentá esta nota