Columnistas | Panorama TurísticoMartes, 5 Marzo, 2013 - 07:40

Edición Impresa

Involucrarse más

Diego Boé

Catamarca tiene muchas características que denotan una multiplicidad de bellezas, como también un amplio y distinguido abanico cultural, la admiración de la gente común de otras provincias por rasgos basados en la fe y sociales, como por ejemplo la Virgen del Valle.                                                                                                         
Sin embargo, es necesario un buen mecanismo de funcionamiento de la actividad turística de Catamarca en cuanto a servicios. Se debe poner  énfasis en todo lo que tiene que ver con la forma de atender al turista, el trato, en una coordinación más pronunciada entre ellos.
Lo que hace falta es que los ya señalados lugares, sitios, ámbitos de prestaciones y sobre todo quienes tienen diversas responsabilidades dentro de la actividad de la industria del turismo trabajen adecuadamente para que funcionen de un modo más aceitado o de una manera más constante, siendo efectivos y de calidad, y que cada responsable de esos lugares piense más en el rendimiento del mismo y aún mucho más que se olviden del paternalismo del Estado.
Unidos se logra
Se ve recientemente cómo La Rioja, Córdoba y San Luis tienen pueblos turísticos emergentes o por desarrollar como Catamarca. Esas provincias a diferencia de la nuestra, tienen una actitud muy activa, de alto concepto en la  atención a la hora de buscar cómo atraer más turistas. Incluso, usando herramientas como dos noches de alojamiento pagan una, en cuatro cubiertos solo pagan tres, teniendo como recurso la promoción a la hora de convocar más visitas.
Gente con capacidad manifiesta se observa bastante y personas con la posibilidad de aprender también hay en la provincia. Lo que haría falta en varios pueblos y en algunos sitios de la Capital, es que si un turista llega a Catamarca, tenga la seguridad de que pueda desayunar o almorzar, y sobre todo descansar en un hotel con total tranquilidad y comodidad, desafío que trabajando unidos se logra.
Parece que no les importa
Por eso su gente debe consustanciarse más. Hoy hay lugares en la provincia donde a los dueños de establecimientos para comidas y alojamiento parece que poco les importa al momento de atender a un visitante, y además no se dan cuenta que de alguna forma se está corriendo a esa visita con un trato no adecuado, ya que la misma viene a conocer lo nuestro y a dejarnos su dinero.
Por cierto, en la salvedad hay comedores y hoteles que brindan un buen servicio, y existen hechos que denotan esta situación, como por ejemplo el año pasado, mucamas de un prestigioso hotel de la ciudad de Catamarca ganaron un concurso en el nivel provincia, recibieron un premio, un monto de dinero compensatorio y las llevaron a Buenos Aires a un hotel del mismo rango a capacitarse, logrando así una experiencia provechosa en su trabajo. Pero no es la mayoría, y debería la provincia de la Virgen del Valle tener un poco más parejos los servicios para comer y dormir.
Cuestión de orgullo
Igualmente hasta podemos decir que es una cuestión de orgullo, de cariño hacia nuestro propio territorio ejercer con profundidad ese sentido de anfitrión. Si vamos a invitar a casa a un amigo a pasear un fin de semana, veamos que la cama le sea cómoda para él, que el baño tenga su agua caliente en el momento adecuado y más aún en algo tan especial como un plato de comida, acompañado por una buena sonrisa o decir “qué lindo que nos vengan a visitar”.
Hay instituciones como el gremio de Uthgra, el gremio de hoteleros y gastronómicos que han ofrecido y brindado en estos últimos años capacitaciones a un número ilimitado de personas, como a mozos, camareros, conserjes, barman y con un alto grado de tecnicismo.
Pero el instinto superador que cada persona tiene que tener o la obligación que debe ejercitar todo patrón de capacitar su empleado, todavía en el turismo de la provincia del Poncho no está en el índice adecuado.
Por eso, siempre es muy importante y hay que tener en cuenta que se debe cumplir bien en la atención hacia un turista, hacerle sentir que es un placer atenderlo, porque necesitamos que ese mismo turista vuelva en otra ocasión.
Paternalismo interminable
También se debe tener muy en cuenta el dinero que gasta el Estado de la provincia, ya que por cierto es nuestro dinero, en promover la actividad de turismo, empleando no solo plata sino también tiempo, técnicos y un número de recursos que son muy importantes para que los resultados sean positivos.
Además podemos decir que el turismo es transversal o muy abarcativo, ya que el propietario de un hotel por ejemplo tiene que comprar muebles para adornar el establecimiento, productos de limpieza para tenerlo limpio, la medialuna y el pan al pandero, moviliza entonces todos los rubros laborales más importantes, logrando un beneficio comercial a negocios de diversos tipos.
Y dentro del plano gubernamental también posee un sentido amplio, ya que en determinados hechos como por ejemplo el Dakar, trabajan varias áreas del Gobierno para mejorar la competencia, mancomunándose y aportando todas para un mismo objetivo.
Hasta atendiendo bien al visitante se establece un vínculo de trabajo con provincias vecinas, donde en momentos de alta presencia y con la plaza colmada en el destino amigo, el mismo no tendrá reparo en mandar al turista que no puede atender a que conozca la nuestra, por tal modo las secretarías de Turismo provinciales salen a hacer promociones fuera de su propio territorio.
Mancomunando todos los esfuerzos y viendo en Catamarca que hace bastante tiempo que se ve gente que lucha por el despegue turístico de la provincia, que realiza actividades que son muy importantes, será de más beneficios si todos se involucran más en la actividad para tener el placer de mostrarla a los demás de la manera más aconsejable.
 

Comentá esta nota