Columnistas | Panorama TurísticoViernes, 31 Mayo, 2013 - 07:20

Edición Impresa

Una posibilidad desaprovechada

Por Diego Boé 

El termalismo atrae cada vez más turistas, más hoy en día, con la forma acelerada que vivimos. Hace falta por ende el relax de un baño termal, relajare en los mismos para estar mejor.
En Catamarca hay cuatro fuentes termales, que son las más explotadas en relación con las otras que existen en  la provincia.  Ellas son la de Fiambalá, Tinogasta, Hualfin y la de Villa Vil, que es considerada todavía como algo improvisado. Lógicamente las de Fiambalá son las que más  difusión recibieron en los últimos años, y se posiciono todavía más con el paso del Rally Dakar.
Pero ninguno de los responsables se preocupa por mejorarlas, ¡qué gran error!, y encima no participan de eventos que les son útiles, que pueden cambiar su funcionamiento y para generar más promoción.
Hace días, Fehgra, la entidad que nuclea a los dueños de hoteles y restoranes de Argentina, que preside el catamarqueño  Roberto Brunello, organizó un Simposio de Termalismo y  Bienestar en la Capital Federal, que tuvo  capacitadores de primerísimo nivel, extranjeros y de nuestro país.
Entre ellos, Teresita Van Strate, la capacitadora de mayor perfil del país, y miembro de la Asociación Latinoamericana de Termalismo, quien disertó para los participantes.
Para este acontecimiento estuvieron invitados los intendentes de  Fiambalá, Tinogasta, Hualfin, Villa Vil, Capayán y Santa Rosa. Ninguno fue a dicho acontecimiento, ni siquiera mandaron un representante.
La única que envió una persona fue la dirección Municipal de Turismo de Fiambalá, pero costeados los pasajes por la secretaría de Turismo Provincial, y el alojamiento  y la comida  por el propio Brunello  en nombre de Fehgra, ya que el intendente Amado Quintar  adujo que no tenía dinero disponible.
La secretaria de Turismo de Catamarca tuvo su emisario presente, y colocando para tal acto público los papeles y banners de promoción pertinente.
Era la oportunidad, para difundir en el resto de turistas del país cómo son nuestros  sitios termales, qué características tienen y cómo pueden llegar a ellos. Otra modalidad para empujar un poquito más para que vengan nuevas visitas turísticas a nuestra provincia. Además, en el ámbito de mayor concentración de potables turistas, como Buenos Aires.
¿Qué piensan los intendentes? o mejor dicho  ¿qué esperan para motorizar al turismo y en este caso el termalismo?, especulan  que los demás van a accionar en lugar  de ellos. Evidentemente no tienen la capacidad y menos la voluntad de buscar  o generar  actividades  en el plano del turismo, que sin lugar a dudas les entrará dinero en concepto de esta actividad. 
No imaginan cómo podrían dar vuelta la economía de sus pueblos o ciudades. España hace 4 años es un país con serias complicaciones económicas, pero salvo la economía del mismo, con los 40 millones de turistas que ingresan por año y que le dejan mucho dinero a varios rubros.
Este tema ya lo hemos acotado en ocasiones anteriores, ya que el turismo obliga al privado a comprar el pan y la media luna, la toalla y los jabones, muebles y adornos, elementos de electricidad y productos de limpieza, y tantos productos más.
Es un movimiento muy abarcativo, e incluso lleva al vínculo entre entidades del Estado.
Además, si se promociona un complejo termal, nos da la oportunidad de hacer conocer todo lo otro lindo que tiene un lugar, es una secuencia de aspectos.
El Simposio de Termalismo  se organizó precisamente para que no se corte la movilidad del mismo, y para que cada día haya más lugares de relajamiento, y que son una necesidad.
En Catamarca no existen Spa  verdaderamente con servicios completos de relajamiento, sí hay establecimientos con algunas de las prácticas tendientes a mejorar la  salud. Menos todavía en las inmediaciones de los baños termales que venimos comentando en esta nota en las diversas localidades de Catamarca.
Es muy placentero sentarse y darse un baño de inmersión con agua termal, y luego solicitar tratamientos como la fangoterapia, consistente en masajes con barro  preparado en forma de pasta.
El uso de la ducha escocesa, que tiene chorros de agua fría y caliente dentro  de una cabina especial, otra forma de usar agua termal.
Los masajes con piedras negras calientes es milenario, y producen un placer alto, y los   centros  spa lo incluyen en sus menúes de tratamientos.
Hay tantos modos de vivir a pleno las bondades que derivan del termalismo, que quizás nadie tomó el conocimiento pleno de lo beneficioso que es, y además tenemos cuatro lugares dentro de nuestra geografía para acceder.
Por eso siempre uno apela a que se conozcan cada una de nuestras zonas termales,  que cada catamarqueño  pueda  llegar al terreno, y que el resto del país y los extranjers lo vean cómo un atractivo, máxime si las nuestras tienen una morfología natural  distinta a las de otros sitios del mundo, de la misma característica. Son muy originales.
Si quienes de una buena vez toman la rienda de esto, se consustanciaran con el planteo en cuestión, podremos hablar  del termalismo de Catamarca en otro contexto.

Comentá esta nota