Columnistas | Panorama MunicipalMartes, 10 Septiembre, 2013 - 07:15

Edición Impresa

¿Obras o negocios particulares?

Por Adrián Araoz (*)

Se armó la gorda! Luego de su glamuroso viaje por Europa, parece que el joven arquitecto redoblaría la apuesta y tendría la intención de ir por todo y, al parecer, no importaría los daños colaterales y consecuencias. 
Ayer, los empleados e inspectores de la dirección de Obras Particulares de la Capital (la mayoría tiene más de 10 años de trayectoria en el municipio) salieron a reclamar las irregularidades y exigir la renuncia del director de Planeamiento Urbano.      
Evidencian traslados injustificados de personal, abuso de autoridad y demás irregularidades por parte del joven arquitecto, que sería uno de los funcionarios preferidos de RJ. Palabras más, palabras menos, aseveran que la intención (y orden) del joven es hacerse cargo y disponer de obras particulares, ya que es el área que necesitaría para tener todo el manejo de las construcciones y habilitaciones dentro de todo el ejido capitalino.
¿Combo completo?  
En medio del conflicto con los trabajadores, los pajaritos empezaron a cantar. No solo se habría desnudado una serie de negocios y obras acordadas que se habrían autorizado con el aval del joven que no cumplirían con las normas y requerimientos técnicos, ni de seguridad. Cuentan que estas habilitaciones habrían tenido como destinatarios a algunos amigos y allegados no solo del arquitecto viajero, sino también de otros miembros del Poder municipal.   
En medio de bombos y reclamos, también se habría conocido que una de las obras que estaría en pleno proceso de autorización (y estaría a cargo del arquitecto viajero) sería una Estación de Servicio de venta de Gas Natural Comprimido (GNC) que se instalaría en el predio de la ex Sociedad Española. Ya todos sabemos a quién pertenecen esos inmuebles. Así como éstos, habría varios emprendimientos más listos para su autorización…  
De aprobarse esta obra, se violaría toda normativa municipal vigente. Ya que, de acuerdo con la Ordenanza de Zonificación de Usos del Suelo en la Ciudad, en la zona no se puede instalar una expendedora de combustible, ya que se encuentra a menos de 200 metros de un establecimiento educativo. Pero nada puede sorprender, menos a la hora de acatarse órdenes y cumplir objetivos.     
          
De promesa en promesa
El joven barrendero sería uno de los funcionarios de RJ que, al parecer, tendría más “chamullo” que Matías Ale. Cuentan  los pajaritos que desde hace tiempo viene esquivando algunos temas y pagos a las cooperativas de barrido y limpieza. El hombre vendría demostrando una gran habilidad de prometer y prometer…
A varias cooperativas de limpieza les viene haciendo “la bicicleta” desde hace meses sobre una mejora salarial que todavía no se habría cumplido…
No solo eso, cuentan además los pajaritos “de pala y escoba” que el joven funcionario les estaría adeudando a algunas cooperativas lo trabajado en la Fiesta Nacional del Poncho, en julio pasado. Según se estima, sería una deuda de 1.000 por cada trabajador, algo que, sin dudas, la familia de los cooperativistas necesitan, y mucho…  
Mientras pasan las semanas, los trabajadores acrecientan su malestar e indignación ante las promesas incumplidas del joven barrendero, quien se escudaría en problemas administrativos y otras explicaciones poco claras... Al parecer, los expedientes duermen en los cajones más de lo debido y necesario. ¿O será que al muchacho no habría llegado el mensaje de RJ de cero burocracia y más eficacia a la hora de dar soluciones?.
Los pajaritos también contaron que una de las cooperativas es la que presta servicio de barrido y limpieza sobre la calle de la morada particular de RJ y que estarían a un paso de notificar los incumplimientos del joven barrendero…                    
Preocupados
Luego de que anticipamos la semana pasada acerca de los cambios en el gabinete, donde peronistas más, peronistas menos, los cambios ya son una realidad, todos habrían corrido esta semana detrás de RJ, acercándole propuestas, proyectos y hasta números.  Sucede que nadie quiere perder su puesto y buscan mostrarse eficaces y comprometidos con la gestión. Y más de uno no quiere perder los 10. 000 pesos mensuales que generan entre sueldo y otras gangas… Y, en muchos casos, solo trabajando apenas seis horas diarias, cuando debería ser full time. 
 

Comentá esta nota