Columnistas | Panorama MineroMiércoles, 11 Septiembre, 2013 - 06:50

Edición Impresa

La lista negra

Por Juan Carlos Andrada

Muchos instrumentos oficiales mal confeccionados por lo general terminan durmiendo en el escritorio de algún burócrata. Pero, en este caso, con reclamo de profesionales a nivel regional de por medio, concluirá en una denuncia a Minería por elaborar resoluciones “anticonstitucionales”.
Si bien el último responsable de todo lo que sucede en la secretaría es el ingeniero Rodolfo Micone, la encargada de desatar el escándalo de magnitud nacional y aún no dimensionado, fue la directora de Gestión Ambiental Minera (Dipgam), Teresita Regalado.
Las exigencias y las desprolijidades de la funcionaria en las resoluciones relacionadas con las Declaraciones de Impacto Ambiental (DIA), obligaron a empresas que trabajan en nuestra provincia a plantear una recusación. Además, profesionales del NOA formalizarán otro reclamo, primero en Catamarca y sus respectivas autoridades y luego a Nación.
De acuerdo con los especialistas consultados por LA UNION, los instrumentos emitidos por Regalado no tienen errores sino horrores. Van en contra de la Constitución con requerimientos que no contemplaba la Promoción Industrial ni la Ley de Compre y Contrate Catamarqueño.

 

¿En desmedro de la calidad?
En este sentido, no se discute incrementar el personal que tiene que ser de la zona, pero no se puede exigir bajo resolución solo el aspecto cuantitativo. Hay temas y tareas específicas que no pueden ser reemplazadas en la provincia porque no hay gente. No tenemos antecedentes para ello. A no ser que, con la idea de seguir adelante, vamos en desmedro de la calidad de los controles ambientales. 
Debemos resaltar que además la secretaría de Minería cuenta con una lista de profesionales que promueve desde el organismo y obviamente no solo deja afuera técnicos que Catamarca no tiene y vienen de otras provincias, sino que también hay catamarqueños que no están contemplados.
No solo se trata de tomar mano de obra, sino también de no descuidar lo cualitativo que bastante ajetreado viene con coordinadores que fueron nombrados políticamente, con nivel 1 en áreas delicadas, cuando ni siquiera el título tienen (son estudiantes todavía). Éste es un lujo que la secretaría de Minería no se puede dar. Debe garantizar cien por ciento el trabajo y la inspección ambiental.

Rosca regional y revolución interior
El punto es que, a la par de la recusación exteriorizada por privados, hay todo un movimiento de profesionales de provincias vecinas como San Juan, Salta y Tucumán que están preparando una denuncia por discriminación junto con los colegios que los nuclean.
Los técnicos y expertos hablaron con distintas universidades que se plegaron y estarían presentando una nota al Gobierno provincial, recordando la validez de los títulos de carácter nacional. El reclamo llegará al mismísimo ministro de Educación de la Nación, Alberto Sileoni.
“Estamos avalados por un título de validez nacional y aquí no nos dejan trabajar, eso es anticonstitucional”, disparó uno de los organizadores, molesto con la falta de respeto por parte del organismo para con su especialidad.   
Por otra parte, profesionales catamarqueños que fueron dejados de lado en la Dipgam y la secretaría de Minería relegados a tareas administrativas, ajenas a su pericia y preparación, también se sumarán en esta advertencia formal a las autoridades locales.

 

"Te buscan del INADI, ¿qué les digo?"
De manera que las exigencias de la DIA dieron lugar a un movimiento de  provincias vecinas por supuesta discriminación para denunciar a la directora de la Dipgam y al secretario de Minería, con nombre y apellido.
Tanto Micone como Regalado son los que actúan, en forma conjunta o individual, incluyendo y apartando a ténicos dando lugar, sin querer queriendo, a una lista con los recursos humanos promocionados desde el organismo. Los que se queda fuera representan la lista negra.  
Hay profesionales que hacen inspecciones en los papeles porque nunca lo mandaron al campo, ámbito natural de desempeño de sus capacidades formadas en instituciones por años. Por lo general, los técnicos no tienen nada que ver con la política, no hay razón para involucrarlos caprichosamente.

 

Profesionales en stand by
Es más, no tengo dudas de que uno de los principales problemas que ha tenido el PJ-FPV en las elecciones de 11 de agosto, donde la comunidad catamarqueña les llamó la atención, fue porque los empleados se sintieron maltratados por los nuevos funcionarios.
Estoy convencido de que la Gobernadora no sabe estas cosas. Hay gente que firma y se va porque no tiene silla en la secretaría de Minería o no tiene nada para hacer, excepto esperar que pasen las horas tras ser “castigada” y condenada a permanecer en stand by. 
Es momento de empezar a pensar en los que no ayudan en nada a la gestión Corpacci. Los que con su rol de funcionarios están desprestigiando a este Gobierno. Los malos asesores que “se vendieron por buenos”, facturando obviamente la ayuda mientras estrellan oportunidades.

 

“El pez por la boca muere”
Parece que el titular de la empresa estatal minera Camyen, David de la Barrera, “le dio al clavo” cuando afirma que el problema del Gobierno provincial son los funcionarios que no trabajan y no cumplen con la tarea.
Aunque fueron nombrados por la gestión anterior, incluidos Micone y Regalado, en 20 años hay generaciones de peronistas y radicales que pidieron y tomaron el trabajo en la secretaría de Minería simplemente porque necesitaban laburar. 

 

Una perlita para el final 
Una última curiosidad. Al mismo tiempo que se disolvía Somica DEM los representantes de la parte privada de la compañía Cerro Atajo creaban una empresa para exportar minerales. Pregunto: ¿está estrechamente relacionada con la exportación de la piedra rodocrosita anunciada por la Camyen, luego de que la empresa estatal anunciara que tomaba el control de Minas Capillitas? Se lo cuento en la próxima editorial.

 

Por Juan Carlos Andrada (De la Redacción del Diario LA UNION)